“Yo te quiero, Cuba”; el mensaje de los pasajeros del crucero británico

El gobierno cubano rescató a la tripulación del crucero Ms. Braemar, luego de que varios países le denegaran anclar en sus aguas debido a la presencia de cinco casos positivos de coronavirus y varios pasajeros con síntomas compatibles con la pandemia.

Mientras que en la mayoría de los países los gobiernos cierran sus fronteras ante la propagación mundial de la pandemia de coronavirus COVID-19, el gobierno cubano refuerza su estrategia de enfrentamiento, en la que prevalece la aspiración de proteger a su pueblo, sin olvidarse del mundo; herencia de una revolución que se privilegia por contar con un sistema de salud eficaz y por sostener la filosofía de ayudar a otros y abrir su corazón al mundo, espíritu solidario puesto a prueba en infinidad de ocasiones. En esa línea, el gobierno cubano abrió sus fronteras al crucero británico Ms. Braemar, que transportaba 682 pasajeros y 381 tripulantes, con cinco casos positivos a la COVID-19 y varios pasajeros en cuarentena por síntomas de resfrío. El barco entró a aguas territoriales cubanas en la mañana del 17 de marzo. En agradecimiento, los desesperados tripulantes enarbolaron una bandera que reza “Te quiero, Cuba”, luego de haber permanecido en altamar por días.

Esa serenidad con la que Cuba se consagra ahora en esta batalla, trabaja sin codicia y no abandona a nadie a su suerte, se desprende de la decisión soberana de recibir y brindar atención a los viajeros enfermos del crucero británico Ms. Braemar, en un gesto de desprendimiento que ha suscitado el agradecimiento de muchas personas y es expresión de los valores inherentes a la práctica humanista de la revolución, como bien resaltan diversos medios de prensa y las redes sociales.

El comunicado, leído por Juan Antonio Fernández Palacios, subdirector de la Dirección General de Prensa, Comunicación e Imagen del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), precisa la llegada del crucero británico Ms. Braemar, de la línea Fred Olsen, al puerto del Mariel, para la evacuación de sus pasajeros y de los trabajadores hacia el Reino Unido, que se hizo este miércoles 18 de marzo en un traslado rápido y directo a la pista del aeropuerto José Martí, para abordar cuatro vuelos charter, de acuerdo con dicho documento. Al reflexionar sobre el operativo previsto para el miércoles, vinculado a los pasajeros del crucero británico, Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, insistió en que existen todas las medidas sanitarias para garantizar dicha evacuación y el posterior traslado hacia la terminal aérea de la capital.

El galeno aseguró que, con el propósito de enfrentar la contingencia, hay un equipo de trabajo de Salud Pública encargado de proteger lo que él denominó un acto humanitario y “evitar el riesgo de la población. Esperamos que se desarrolle como está previsto, están tomadas las medidas, tanto en el lugar de desembarque de los cruceristas como en el aeropuerto”, enfatizó. A su juicio, se trata de un suceso que agradece gran parte del mundo y ni hablar de los pasajeros, comentó Durán García. En la Mesa Redonda también se puso de manifiesto, además, la disposición de los trabajadores de la medicina cubana de auxiliar a otros pueblos en su batalla contra el COVID-19. “Es la experiencia cubana de la solidaridad, esa fuerza única, especial, que tienen nuestros profesionales de la Salud y es bienvenida en el mundo”, remarcaron desde el Ministerio de Salud Pública, tras informar que en Cuba se reciben solicitudes de cooperación y ahora mismo se evalúa cómo concretarlas.

You cannot copy content of this page