Está en desarrollo un equipo de luz ultravioleta para eliminar el coronavirus de espacios públicos

Un equipo de la Comisión de Investigaciones Científicas trabaja en un sistema que podría utilizarse para esterilizar ambientes y eliminar el COVID-19 de lugares tales como hospitales o el transporte público.

Investigadores de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) se encuentran desarrollando un equipo de radiación ultravioleta para eliminar el coronavirus de espacios comunes y críticos. Según detalló un comunicado de la CIC, el equipo desarrollado por científicos del Laboratorio Acústica y Luminotecnia (LAL) podría utilizarse para esterilizar ambientes y eliminar el COVID-19 de espacios críticos como hospitales o en el transporte público.

“La idea es irradiar con luz ultravioleta”, afirmó Pablo Ixtaina, investigador de la CIC y director del Laboratorio de Acústica y Luminotecnia (LAL). Sostuvo que “está estudiado que la radiación ultravioleta (UVC), en dosis adecuadas, elimina gérmenes, bacterias y virus. Si bien no está probado específicamente contra el coronavirus, es esperable que también actúe sobre él.La radiación UVC está comprendida entre 100 y 280 nanómetros, no es visible al ojo humano y posee efectos muy similares a la UVB y UVA, que son los rayos invisibles que forman parte de la energía que recibimos cuando nos exponemos al sol. En este sentido, Ixtaina aclaró que “la eficiencia máxima en la eliminación se logra con longitudes de onda cercanas a 255 nanómetros”.

El equipo está compuesto por lámparas similares a los tubos fluorescentes y los científicos aspiran, en lo inmediato, a lograr los valores correctos de emisión para eliminar el virus, minimizando efectos no deseados. Además, Ixtaina explicó que “el lugar a irradiar no debe estar ocupado por personas, por lo que se deben lograr todas las medidas de seguridad para su manipulación: control de manera inalámbrica, sensores de movimiento, etc.”

Se evalúa que los costos de desarrollo en el país podrían ser menores a lo que significaría importarlo, sobre todo teniendo en cuenta la demanda creciente que pueda haber en esta coyuntura de pandemia. “Se trata de una alternativa o un complemento a los métodos de esterilización convencionales como el alcohol, la lavandina u otro producto de limpieza. En principio lo pensamos para espacios que deban ser esterilizados, donde puede haber ropa o cualquier tipo de material, y que exponiéndolo a radicación durante 15 o 20 minutos eliminaría bacterias, gérmenes y virus del ambiente”, explicó Ixtaina. En ese sentido, el especialista detalló: “En estos momentos estamos determinando cuánta dosis de radiación tiene que tener, ya que si es superior a la adecuada podría poner en peligro sustancias o materiales como el plástico, que se degradan con la luz ultravioleta; pero si la dosis no es suficiente no estaría esterilizando”.

Y agregó: “El equipo se podría usar en lo inmediato para esterilizar ambientes en los hospitales públicos o zonas críticas como una sala de espera, por ejemplo. Sin embargo, si lo pensamos a largo plazo, la pandemia va a cambiar pautas de limpieza y podría ser utilizado también para esterilizar una mesada o el interior de transportes públicos, etc”. A futuro, los investigadores evalúan la posibilidad de reemplazar los tubos fluorescentes por luces pulsantes de alta intensidad o LED, libres de mercurio y que conducirían a diseños más simples de usar. Del proyecto dirigido por Pablo Ixtaina participan Agustín Pucheta, Carlos Colonna y Nicolás Bufo, investigadores del área de luminotecnia del LAL, en colaboración con la empresa Tecnofábrica SRL, que se encarga de fabricar este tipo de equipamiento y suministra los tubos para los ensayos.

You cannot copy content of this page