El cura villero Daniel Echeverría agradeció la presencia solidaria del Ejército en los barrios

El padre Daniel, párroco de la capilla Monseñor Angelelli de Ciudad Evita bendijo la “presencia segura para los barrios” de soldados que entregan viandas y bolsones a los vecinos del conurbano. “Su presencia discreta nos ayuda a contener la situación”.

El Ejército Argentino desembarcó en otra zona vulnerable del conurbano bonaerense en el marco de las acciones de colaboración que está llevando adelante para mitigar los efectos da la crisis económica agravada por la epidemia de coronavirus COVID-19. Dentro del plan de operaciones de protección civil, el Ejército montó esta mañana un campamento humanitario para entregar bolsas de alimentos y viandas de comida a los vecinos del Barrio 22 de Enero, en la localidad de Ciudad Evita, partido de La Matanza. Cerca de 100 soldados llegaron con sus cocinas de campaña para entregar más de 500 raciones de comida junto a un bidón de agua potable y pan. El cura villero Daniel Echeverría, párroco de la capilla Monseñor Angelelli, aprobó la presencia pacífica y colaborativa del Ejército en la zona.

“El Ejército llegó con un refuerzo importantísimo. Esta entrega (de viandas) nos hacen respirar mucho y además da tranquilidad; es una presencia segura para los barrios en estas circunstancias”, celebró el Padre Daniel. El sacerdote consideró que la presencia discreta, sin armas, del Ejército evitó un estallido social. “El escenario más duro que uno puede imaginar es el de los saqueos. Cosa que frente al hambre sería una posibilidad. Pero su presencia discreta nos ayuda a contener la situación”, destacó.

La ayuda brindada por los soldados del Ejército Argentino se está multiplicando a lo ancho del territorio nacional, sobre todo en los partidos del conurbano bonaerense más calientes y de mayor vulnerabilidad. Ya recibieron la ayuda los vecinos de Laferrere, Isidro Casanova, Rafael Castillo, Oro Verde, San Alberto, González Catán, Tapiales, Villa Luzuriaga, La Tablada y Lomas del Mirador entre otros. La llegada de las Fuerzas Armadas a los distritos más postergados se enmarca dentro del operativo de contención social que lanzó el gobierno nacional encabezado por el presidente de la Nación Alberto Fernández en el marco de la cuarentena obligatoria para intentar frenar el avance del COVID-19.

Además, el reparto de comida se suma a los patrullajes aéreos en helicópteros que realiza la fuerza en distintos centros urbanos del país para controlar el cumplimiento de la cuarentena. “A través del comando de aviación, el Ejército está efectuando vuelos de reconocimiento sobre las principales arterias y así tratando de reconocer posibles lugares de aterrizajes próximos a los lugares sanitarios. Que se disponen tanto en la ciudad de Buenos Aires como en la provincia de Buenos Aires, a fin de que, en el futuro, ante cualquier urgencia, puedan ser lugares para aterrizar con las aeronaves”, explicó el coronel Luis Bennardi, Jefe de Estado Mayor del Comando de Aviación de Ejército.

El Ejército cuenta con una flota de 46 helicópteros desplegados alrededor del país. Los recorridos que realizan son siempre a pedido del gobierno para tener un control aéreo de la situación en las calles y avenidas de mayor tránsito. Después de realizar los vuelos, los militares realizan un informe de la situación que es entregado al Ministerio de Defensa para luego dar aviso a las fuerzas de seguridad.

La semana pasada, una inédita situación se registró en Barrio Ejército de los Andes, conocido también como Fuerte Apache, en el partido de Tres de Febrero, donde los vecinos recibieron entre aplausos y exclamaciones de apoyo a los efectivos del Grupo Táctico de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que ingresaron para patrullar las calles en medio de la cuarentena obligatoria decretada por el gobierno. El momento fue filmado y compartido por los propios habitantes de Fuerte Apache. En el video se observa cómo un puñado de efectivos ingresa a las calles en medio del silencio de la noche y de repente es sorprendido por el sonido de los aplausos.

You cannot copy content of this page