70 años de Néstor Kirchner: 70 años de peronismo

El 25 de febrero de 1950 nacía en Río Gallegos el político argentino más influyente de lo que va del siglo XXI. A setenta años del nacimiento del presidente Néstor Kirchner (1950-2010), recordamos una selección de sus frases más célebres.

Hace setenta años nacía el hombre que cambiaría para siempre la historia del siglo. Un hombre que desde niño declaraba, ante quien quisiera oír, que su sueño era ser presidente. Néstor Carlos Kirchner (1950-2010) nació en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz. Fue abogado, militante, presidente de la Nación (2003-2007) y secretario General de la UNASUR. Fue, sobre todo, un cuadro político de excepción, con cintura para la negociación y un estilo único y cálido. Hincha de Racing, padre de Máximo y de Florencia. Compañero de Cristina. Néstor, “El Flaco”. En el aniversario de su natalicio, lo recordamos a través de una selección de algunas de sus célebres frases.

  • De sus primeras palabras como presidente: “Vengo en cambio a proponerles un sueño. Reconstruir nuestra propia identidad como pueblo y como Nación. Vengo a proponerles un sueño, que es la construcción de la verdad y la justicia. Vengo a proponerles un sueño, el de volver a tener una Argentina con todos y para todos.”
  • Fragmento de su discurso del 25 de mayo de 2003, al asumir el cargo de presidente: “Formo parte de una generación diezmada. Castigada con dolorosas ausencias. Me sumé a las luchas políticas creyendo en valores y convicciones a los que no pienso dejar en la puerta de entrada de la Casa Rosada”.

  • Poema “Quisiera que me recuerden”, del joven desaparecido Joaquín Areta durante la última dictadura militar, citado por Néstor Kirchner: “Quisiera que me recuerden sin llorar ni lamentarme. Quisiera que me recuerden por haber hecho caminos, por haber marcado un rumbo, porque emocioné su alma, porque se sintieron queridos, protegidos y ayudados, porque interpreté sus ansias y canalicé su amor. Quisiera que me recuerden junto a la brisa de los felices, la seguridad de los justos, el sufrimiento de los humildes. Quisiera que me recuerden con piedad por mis errores, con comprensión por mis debilidades, con cariño por mis virtudes. Si no es así, prefiero el olvido, que será el más duro castigo por no cumplir mi deber de hombre”.
  • En la Cumbre de las Américas de 2005, ante George W. Bush: “Nuestros pobres, nuestros excluidos, nuestros países, nuestras democracias, ya no soportan más que sigamos hablando en voz baja; es fundamental hablar con mucho respeto y en voz alta, para construir un sistema que nos vuelva a contener a todos en un marco de igualdad y nos vuelva a devolver la esperanza y la posibilidad de construir obviamente un mundo distinto y una región que esté a la altura de las circunstancias que sé que los presidentes desean y quieren.”
  • En la Asamblea General de las Naciones Unidas: “La defensa de los derechos humanos ocupa un lugar central en la nueva agenda de la República Argentina. Somos hijos de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Y por ello insistimos en apoyar de manera permanente el fortalecimiento del sistema internacional de protección de los derechos humanos y el juzgamiento y condena de quienes los violen”.

  • De sus palabras en 2005 luego de su gira por Alemania, en la que negó la posibilidad de reabrir el canje de deuda para bonistas que no habían ingresado al mismo en una primera instancia: “Hay vida después del fondo”.
  • De sus clásicas palabras para enfrentarse al oligopolio mediático del Grupo Clarín, opositor a su gobierno: “El canal de cable Todo Noticias es, como dicen unos amigos, Todo Negativo”.
  • “Nosotros no lucramos. Tenemos convicciones e ideas. No estamos en el negocio de la política. Estamos en la transformación de la Patria. Clarín, hablá con la verdad. Deciles la verdad a los argentinos. ¿Qué te pasa Clarín… por qué estás tan nervioso? Hacé democracia, sé abierto, usa los medios para informar y no para desinformar.”
  • “Somos peronistas; nos dicen kirchneristas para bajarnos el precio”.
  • “A los jóvenes les digo que sean transgresores, opinen, la juventud tiene que ser un punto de inflexión del nuevo tiempo”.
You cannot copy content of this page