“Argentina tomó medidas rápidas y audaces que pueden cambiar la curva del virus”, afirma la OMS

La representante en el país de la Organización Mundial de la Salud elogió el decreto de cuarentena obligatoria que fijó el gobierno y consideró que eso puede ayudar a frenar el aumento de contagios y servirá para “comprar tiempo hasta que salga la vacuna”.

En el contexto del segundo día del aislamiento social preventivo y obligatorio decretado por el gobierno nacional, la representante en Argentina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Maureen Birmingham consideró que “la Argentina está llevando adelante medidas de manera rápida, audaz y con firme decisión que pueden cambiar esta curva de contagios de coronavirus a algo más plana y lenta”. El organismo rector de los controles y mitigación de esta pandemia a nivel mundial destacó también que la cuarentena obligatoria que decretó el presidente Alberto Fernández para frenar el auge del coronavirus en la Argentina “puede evitar un desborde del sistema y además comprar más tiempo para el desarrollo de mejores tratamientos y vacunas”.

Birmingham adelantó también que la Argentina será uno de los diez países que participará del estudio “Solidaridad 1”. Se trata de un programa coordinado por la OMS que contempla un estudio de gran magnitud a nivel mundial diseñado con el fin de generar los datos sólidos que se necesitan saber para evaluar cuáles con los tratamientos más eficaces contra este virus que supera los 150 infectados en el país, incluyendo a cuatro personas fallecidas.

La doctora Birmingham que representa desde 2015 a la OMS en el país se graduó en Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois y realizó una Maestría en Salud Pública en la Universidad de Harvard. Desde 2006 trabajó en Bangkok como jefa de una Unidad Regional de la OMS en la prevención y control de enfermedades emergentes y el desarrollo de capacidades básicas en el marco del Reglamento Sanitario Internacional. En 2008, se desempeñó como representante de la OMS en Tailandia y luego estuvo en México para posteriormente venir a la Argentina. En los últimos días esta doctora norteamericana se convirtió en una fuente de permanente consulta del gobierno y fue una de las voces que más escuchó el presidente Alberto Fernández antes de decretar la cuarentena obligatoria para frenar la curva ascendente del coronavirus.

“Tomar este tipo de medidas de distanciamiento social son decisiones difíciles por sus consecuencias socioeconómicas muy importantes, pero se ha visto que han tenido un efecto positivo en otros países respecto de la pandemia, siempre cuando son combinadas con el eje principal de la contención, que es la detección precoz de los casos, su aislamiento y tratamiento, y el seguimiento proactivo de los contactos”, dijo Birmingham. Para la doctora, a quien el ministro de Salud Ginés González García incorporó a su equipo de consulta en estos momentos, la cuarentena obligatoria “debe complementarse con el compromiso social para el cumplimiento de las medidas y las conductas de prevención”. En definitiva, la referente de la OMS no da vueltas en su análisis: “Las medidas del gobierno pueden estar muy bien, pero frente a esta pandemia hay una responsabilidad del Estado y también una responsabilidad social”.

“Las medidas de distanciamiento físico pueden desacelerar la propagación del virus, de manera que los sistemas de salud no se desborden. Pero, además, experiencias como la de China y Corea del Sur han mostrado la importancia de implementar una multiplicidad de medidas, como educar a su población, seguir con la vigilancia para detectar los casos y así saber dónde está circulando el virus, aislar cada caso y seguir cada contacto. La vigilancia es como los ojos para saber dónde puede estar el virus. Además, se necesita un abordaje que comprenda y coordine las acciones de todos los sectores del gobierno y de la sociedad”, dijo.

En este sentido, la representante de la OMS en el país destacó que “la Argentina está llevando adelante medidas de manera rápida y audaz, con firme decisión, y de acuerdo su contexto. Lo que aprendimos hasta la fecha es que en general hay dos semanas entre la llegada del virus y el momento en que se disparan muchos más casos de manera exponencial”, explicó. Es decir que habrá que esperar para saber si las medidas tomadas hasta hoy por el gobierno fueron eficaces. Aunque Birmingham cree que tomar las medidas rápidas en esta ventana de tiempo, si está bien hecho, puede cambiar esta curva a algo más plana y lenta. “Eso puede evitar un desborde del sistema y además comprar más tiempo para el desarrollo de mejores tratamientos y vacunas. Pero cada país toma las medidas de acuerdo a su propio contexto y su propia evaluación de riesgos, beneficios y consecuencias. Cada contexto de país es distinto”. Desde este punto de vista, la referente de la OMS evaluó que no hay que olvidar que el coronavirus es un virus nuevo y que estamos aprendiendo sobre la marcha. Desde la OMS, Birmingham admitió que le recomendó al presidente Fernández implementar distanciamiento social “como una medida junto con las otras medidas para contener el virus o, por lo menos, limitarlo”.

Hacia la visión a futuro Birmingham aclaró tajante: “Es importante que Argentina mantenga este enfoque integral de abordaje, desde diferentes áreas del Estado y de la sociedad, como lo viene haciendo. Varias de las medidas que lleva adelante el gobierno van más allá de la cuarentena. Es importante que continúe, como decía antes, con la detección precoz de los casos y su aislamiento, así como también que la población mantenga las conductas de prevención más allá de la cuarentena”. Esto es: lavándose las manos con frecuencia, tosiendo con el pliego interno del codo, manteniendo las superficies desinfectadas, informándose a través de fuentes confiables y avisando de inmediato a los teléfonos indicados por las autoridades si tienen síntomas compatibles con la enfermedad.

You cannot copy content of this page