7 de cada 10 pacientes de COVID-19 desarrollan anticuerpos

El plasma de pacientes en recuperación se utiliza en transfusiones para fortalecer el sistema inmunológico de enfermos de coronavirus que aún están cursando síntomas de COVID-19, lo que acelera y favorece su recuperación.

Según estimaciones, 7 de cada 10 personas infectadas con Covid-19 desarrollan anticuerpos una vez superada la infección, por lo que se comenzó a experimentar el método de Donación de Plasma para ayudar a acelerar el proceso de recuperación de los que aún están enfermos por coronavirus.

Cuando una persona contrae el coronavirus SARS-CoV-2, su sistema inmunitario crea anticuerpos para combatirlo. Estos anticuerpos se encuentran en el plasma, que es la parte líquida de la sangre. El plasma con estos anticuerpos para combatir infecciones se llama “plasma de convaleciente”. A través de un proceso de donación de sangre, este plasma rico en anticuerpos se puede recolectar de una persona recuperada, luego se transfunde a un paciente enfermo que todavía cursa la infección. Esto proporciona un impulso al sistema inmunitario del paciente enfermo y puede ayudar a acelerar el proceso de recuperación. La Argentina es uno de los países con mayor experiencia de uso de esta terapia. En la década de 1970 cambió el pronóstico de los pacientes con Fiebre Hemorrágica Argentina al bajar de 30% a 3% la mortalidad por esa causa. El precursor en el país fue el investigador Julio Maiztegui.

El 18 de abril se anunció en el Boletín Oficial la resolución 783/2020 del Ministerio de Salud para la creación de un registro de potenciales donantes de plasma, de una lista de ensayos clínicos y la puesta en marcha del programa en centros de gestión estatal y privada del AMBA. En coincidencia, durante el mes de abril el CEMIC lanzó una convocatoria para que aquellos ciudadanos que tengan entre 18 y 65 años y que se hayan repuesto del virus (previa demostración viral negativa por hisopado nasal) puedan donar plasma.

You cannot copy content of this page