Kicillof impone una multa millonaria a Dánica por negarse a reincorporar a trabajadores

La firma ubicada había despedido operarios con la excusa de la cuarentena, luego desconoció la conciliación obligatoria y lanzó un lock-out patronal que detuvo la planta. Tendrá que pagar más de 3 millones de pesos de multa. Producción seguirá el trámite legal por haber detenido un servicio esencial.

En lo que amenaza con convertirse en un caso testigo de castigos contra las empresas que están cesanteando empleados en pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio, y mientras está vigente la prohibición de despidos, el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires sancionará a Dánica por negarse a reincorporar a trabajadores despedidos durante el periodo de cuarentena que comenzó el pasado viernes 20 de marzo.

A fines de la semana pasada el Grupo Beltrán, empresa dueña de Dánica, había cesanteado a cinco empleados del gremio de Aceiteros por reclamar que se cumplieran los protocolos de seguridad por la pandemia de COVID-19. Luego, rompió la conciliación obligatoria dispuesta por la cartera laboral que comanda Mara Ruiz Malec y, para evitar que los despedidos volvieran a sus empleos, cerró la planta de Lavallol, en un lock-out patronal que sorprendió a propios y extraños.

“Cerrado hasta nuevo aviso”, rezaba el cartel que el Grupo Beltrán colocó en los portones de la planta y que encontraron sus operarios el lunes al llegar a cumplir con sus tareas a las 5 AM. Según se pudo saber, el ministerio primero constató los incumplimientos y ya tiene preparada una sanción millonaria y ejemplificadora para Dánica. Serán más de 3 millones de pesos que se notificarán en las próximas horas al grupo empresario.

La cartera laboral bonaerense, adicionalmente, notificará a Producción lo ocurrido en Lavallol para que se analicen otras sanciones económicas y legales que le pueden caber al Grupo Beltrán por paralizar la actividad de un sector que había sido declarado esencial. De hecho, hasta el lock-out patronal, Dánica no había dejado de producir un solo minuto en medio del aislamiento social preventivo y obligatorio. “Mientras somos millones de argentinas y argentinos los que estamos realizando enormes esfuerzos solidarios para combatir una pandemia global y defender la salud y la vida, el Grupo Beltrán pone en riesgo a los trabajadores al incumplir los protocolos de la Emergencia Sanitaria, ignora la vigencia del Decreto 329/2020 que prohíbe despidos y suspensiones por 60 días e incumple con un Lockout la Conciliación Obligatoria del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, burlándose del sacrificio de todo el pueblo argentino”, había señalado un comunicado difundido por el sindicato de Aceiteros.

You cannot copy content of this page