Axel sobre el acuerdo con Moyano: “Este es un salto cuántico respecto de lo que teníamos”

A partir del acuerdo, la provincia de Buenos Aires dispondrá de unas 330 camas para terapia intensiva que una de las clínicas de ese sindicato posee en Caballito, para la eventual internación de pacientes de la provincia con coronavirus.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof aseguró que su administración decidió “ampliar la capacidad de atención del sistema de salud de todos los modos posibles” para que cuando el coronavirus “llegue con toda su virulencia se pueda dar una respuesta mayor a la que teníamos en diciembre”. El mandatario formuló declaraciones al firmar un convenio con el gremio de Camioneros para disponer de unas 330 camas que una de las clínicas de ese sindicato posee en el barrio porteño de Caballito, para la eventual internación de pacientes de la provincia con coronavirus. Se trata de la Clínica Antártida, cuyas camas serán utilizadas sólo para la internación de pacientes bonaerenses. “El sanatorio tiene 330 camas con oxígeno preparadas. Esto es para nosotros un descubrimiento como quien encuentra agua en el desierto ya que necesitamos camas críticas”, planteó Kicillof y expresó que, desde el próximo 1 de abril, Camioneros prestará las instalaciones y el Estado “pondrá los respiradores”.

El acuerdo fue firmado este viernes en la Casa de Gobierno provincial con el líder de ese sindicato Hugo Moyano. Del encuentro también participaron el ministro de Salud nacional Ginés González García, el ministro provincial Daniel Gollán, la vicegobernadora Verónica Magario y el ministro Sergio Berni, entre otros funcionarios. En ese marco, Kicillof señaló que “en países ricos y desarrollados hay sistemas de salud desbordados, la Argentina tiene la fortuna de contar con un gobierno nacional que tomó las medidas duras y drásticas oportunamente y a tiempo” y recordó que el aislamiento “es el único medio para evitar la expansión del virus”. El gobernador explicó que el estado del sistema de salud era ya de emergencia al asumir el mandato, con una situación epidemiológica crítica derivada del influjo del dengue y el sarampión y que debido a la escasez en la distribución de vacunas durante el último invierno hubo más de mil muertes por gripe común en la provincia de Buenos Aires. De manera tal que las alrededor de mil camas críticas que la provincia posee en su territorio estarían disponibles, al pico del coronavirus, unas trescientas, pues el sesenta o setenta por ciento de ellas ya estarían ocupadas en otras contingencias. Esto significa que el acuerdo con Moyano virtualmente duplicaría la capacidad de atención que hasta diciembre de 2019 poseía la provincia.

El mandatario sostuvo en esa línea que “afortunadamente, contamos con este tiempo que nos permite actuar” porque, caso contrario, “la crisis nos hubiera encontrado en una situación peor ya que el sistema de salud bonaerense es insuficiente para las necesidades habituales y ni hablar de una situación extraordinaria como que una pandemia azote a la población. El sistema hospitalario provincial y municipal tiene 1.130 camas críticas. Esta epidemia no nos encuentra bien parados porque en épocas de gripe común no alcanzan para atender los problemas respiratorios, por lo cual para casos de Coronavirus tendremos unas trescientas”, señaló.

De acuerdo con las estimaciones de las distintas administraciones, Kicillof dijo que la ciudad de Buenos Aires “tendrá que atender a un millón de habitantes ya que otros dos millones estarán cubiertos por el sistema privado, mientras que solo en el Conurbano serán siete millones. En cualquiera de los escenarios las 300 camas de terapia disponibles no van a alcanzar. Entonces decidimos ampliar la capacidad de atención en nuestro sistema de salud de todos los modos posibles, sobre todo para contar con camas de terapia intensiva”, manifestó.

Kicillof relató que en ese contexto se comunicó con Moyano por iniciativa del ministro Berni, quien le sugirió que se contactara con personalidades para solicitarles colaboración en la situación de crisis. En ese contexto, el líder de los camioneros precisó que tenía un sanatorio listo para ser inaugurado con 330 camas críticas y equipamiento. El gobernador detalló que se comunicó personalmente con el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta para que inmediatamente firmara la correspondiente habilitación municipal del centro de salud. “Es un salto cuántico en lo que teníamos. Será nuestro segundo centro de emergencia exclusivamente para atender la pandemia. El otro es en José C. Paz”, apuntó Kicillof.

En ese marco, Moyano destacó que “los trabajadores camioneros siempre ponen al servicio de la sociedad sus tareas”, remarcó “el esfuerzo que está realizando la provincia para velar por la salud” y dijo sentirse orgulloso por poder colaborar. A su turno, el ministro González García expresó que “lo que se está viendo ahora es el esfuerzo cotidiano que está haciendo el país, donde no hay jurisdicciones y trabajamos con las provincias y la Ciudad, con la estructura sindical, la privada y la pública” para atender la emergencia. “Todos los recursos son de orden público para asegurar equidad”, remarcó el ministro y puso de relieve que el aporte del Sindicato de Camioneros “es un recurso extraordinario para trabajar en la provincia de Buenos Aires”. González García expuso que “este es un ejemplo de cómo debe trabajar la Argentina cuando hay riesgo para todos” y aseveró que “es un honor participar de esto”.

You cannot copy content of this page