Tras la ruptura, se recalientan las tensiones entre Jair Bolsonaro y Sergio Moro

El presidente brasileño Jair Bolsonaro y su ahora exministro de Justicia Sergio Moro intercambiaron acusaciones. Moro denunció un intento del presidente de colocar un jefe de policía afín para recibir de su parte informes de Inteligencia.

El presidente de la República Federativa de Brasil Jair Bolsonaro reprochó este sábado al actualmente exministro de Justicia y Seguridad Pública Sergio Moro, quien lo había apoyado cuando era cuestionado por las filtraciones del caso de corrupción conocido como Lava Jato, en el que trabajaba Moro en calidad de juez y que propició la cuestionada condena del expresidente brasileño Luiz Inácio “Lula” da Silva.

“Las filtraciones de Lava Jato comenzaron en junio de 2019. Fueron filtraciones sistemáticas de conversaciones con Sergio Moro con miembros de la Fiscalía. Buscaban anular procesos y acabar con la reputación del ex juez. En julio (los partidos) PT (de Lula) y el PDT pidieron prisión contra él. En septiembre llegaban al Tribunal Supremo. Bolsonaro en el desfile del día 7 hizo eso”, publicó Bolsonaro en sus redes sociales, en un mensaje acompañado por una fotografía del presidente apoyando su mano en el hombro de Moro.

Bolsonaro comparó así las filtraciones que perjudicaban a Moro con las declaraciones por su parte que cuestionaban la destitución del director de la Policía Federal Maurício Valeixo: “El presidente me dijo que quería colocar una persona afín, que le pudiese pasar informaciones, informes de Inteligencia. El papel de la Policía no es facilitar ese tipo de información”, reveló Moro.

En respuesta a las palabras de Bolsonaro de esta mañana, Moro, nombrado ministro tras la victoria de en las elecciones del actual presidente, tras consumarse la proscripción del dos veces presidente Lula, publicó su propio mensaje en redes sociales. El texto incluye el enlace de una noticia que relata cómo Moro pidió investigar al portero de una finca de Bolsonaro en el caso del homicidio de la activista política Marielle Franco. “Sobre el reclamo en la red social del señor presidente sobre una supuesta ingratitud: yo también apoyé al presidente de la república cuando él fue injustamente atacado. Pero preservar la Policía Federal de la interferencia política es una cuestión institucional, de Estado de Derecho, y no de relaciones personales”, indicó.

El viernes Moro y Bolsonaro cruzaron una serie de mensajes sobre la intención de Bolsonaro de destituir al director general de la Policía Federal. Moro explicó que le dijo a Bolsonaro que no tenía “ningún problema” en cambiar al director de la Policía, siempre y cuando hubiese una razón justificada, por ejemplo “un error grave” por parte de Valeixo.

You cannot copy content of this page