Empieza la exhumación de 30 mil cadáveres de víctimas del genocidio en Ruanda

La exhumación de 30.000 restos de víctimas del genocidio contra los tutsis del año 1994 enterrados bajo un pantano comenzó este martes en el distrito de Kayonza, en el este de Ruanda. Hasta el momento se han recuperado 50 restos mortales.

Restos de víctimas del genocidio en Ruanda que comenzó en abril de 1994 fueron hallados en un pantano en el distrito de Kayonza, en el este del país africano y han sido recuperados cincuenta de ellos, según comunicó Naphtal Ahishakyiye, portavoz de la organización gubernamental de supervivientes del genocidio Ibuka. “Recibimos información el pasado septiembre de alrededor de 30.000 cuerpos que fueron arrojados en esta área, pero, debido a las características del terreno, no hemos podido exhumarlos hasta que hemos logrado secar el pantano”, añadió Ahishakyiye. El proceso de exhumación llevará varios meses y la entrega de los restos a los familiares se hará en distintos momentos.

Se trata del hallazgo de cuerpos más significativo de los últimos años en Ruanda, país que sigue intentando dar un entierro digno a los tutsis y hutus que fueron masacrados durante los poco más de cien días que duró el genocidio en 1994, cuando murieron entre 800.000 y más de un millón de ruandeses. En enero, las autoridades exhumaron 141 restos de una campaña anti-tutsis anterior al genocidio, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo (RDC). El rechazo de los autores de los hechos a proporcionar datos de dónde enterraron a sus víctimas, afirma el gobierno, ha pospuesto las labores de exhumación en todo el país.

El próximo 7 de abril, se recordará un año más esta época oscura de la historia ruandesa, a pesar del cierre total que hay en el país debido a la pandemia de COVID-19. Por ello, los actos de conmemoración se harán con una asistencia muy limitada, siguiendo unas directrices específicas, y el tradicional “Paseo del recuerdo”, que se realiza desde hace veinticinco años, junto a una vigilia nocturna, por primera no tendrá lugar, según anunció la Comisión Nacional contra el Genocidio (CNLG).

“Debido a que estamos en tiempos extraordinarios para prevenir la expansión de COVID-19, la conmemoración se hará de forma extraordinaria”, declaró el secretario ejecutivo de la CNLG, Jean Damascene Bizimana, en una entrevista con la radiotelevisión estatal. Habrá eventos virtuales, con testimonios de víctimas reproducidos en la televisión estatal, y seguramente un discurso público radiotelevisado del presidente ruandés, Paul Kagame.

You cannot copy content of this page