“El COVID-19 ha demostrado que Estados Unidos ya no ejerce el papel de liderazgo mundial”

La pandemia de coronavirus pone en evidencia que los Estados Unidos han perdido su rol de liderazgo mundial, afirma el periódico francés Le Monde en un editorial en el que analiza cómo la crisis sanitaria global transforma el entorno geopolítico.

El orden internacional configurado bajo los auspicios de Washington después de la Segunda Guerra Mundial “ya no se adapta a la realidad del equilibrio de poder del siglo XXI”, sostiene el diario francés Le Monde a través de una nota de opinión, en la que recuerda que este sistema “ya era frágil antes de la crisis del coronavirus”, mientras que algunos incluso “rastrean el comienzo de su dislocación hasta el colapso del bloque comunista en 1989”. El final de la Guerra Fría, la desaparición de la URSS y el surgimiento de China “desequilibraron gradualmente” un mundo basado en la dualidad estadounidense-soviética, de manera que “el orden bipolar fue sucedido por un desorden multipolar”, argumenta Le Monde.

Otra “lección” que nos enseña esta crisis es que “EE.UU. ya no ejerce el papel que se había asignado a sí mismo en el siglo XX, el de liderazgo mundial”, indica Le Monde. En este sentido, el diario recuerda que se le pidió al presidente Donald Trump que aceptara participar, mediante videoconferencia, en reuniones internacionales que debería haber presidido, pero, “cuando pudieron realizarse, estas reuniones no dieron resultados”. Entretanto, el Consejo de Seguridad de la ONU “está, de hecho, paralizado”, aseguran los periodistas.

La unidad de Europa “tampoco resistió el asalto”

Por otro lado, la unidad de Europa tampoco “resistió el asalto del coronavirus”, apunta la publicación. “Desarmada ante una pandemia que no ha podido ver venir, no ha logrado organizar la solidaridad para los estados miembros más afectados”, se lamenta el artículo, añadiendo que el “egoísmo” de los países miembro y el retorno de las fronteras “han puesto en peligro dos pilares de la Unión Europea”: el espacio Schengen y el mercado único.

“Abandonada por EE.UU., codiciada por China, fría con Rusia”, Europa “todavía cree en el multilateralismo”, pero si quiere influir en el desarrollo de un orden mundial post-crisis más justo y más seguro, “debe comenzar organizando su propia reconstrucción económica, en solidaridad y decididamente”, concluye el editorial.

You cannot copy content of this page