El asunto Venezuela hizo visible la interna del gobierno

Tras el voto argentino a favor del informe Bachelet, la embajadora designada en Rusia y exembajadora en Venezuela Alicia Castro renunció por medio de una carta. “No estoy de acuerdo con la actual política de Relaciones Exteriores”, dijo.

La postura del gobierno nacional en materia de relaciones exteriores ha generado disputas al interior del propio Frente de Todos, al prevalecer la postura de los allegados al presidente de la Honorable Cámara de Diputados y líder del Frente Renovador Sergio Massa por sobre la del núcleo duro del kirchnerismo. En las últimas horas, se conoció la noticia de la renuncia de la embajada designada para la Federación Rusa Alicia Castro, a la sazón exembajadora argentina en la República Bolivariana de Venezuela. Castro se manifestó en desacuerdo con la “actual política de relaciones exteriores”, luego de que ayer el gobierno argentino diera un voto de respaldo al informe presentado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas Michelle Bachelet sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela.

“Quiero agradecer al gobierno nacional, en especial a nuestra vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner por haberme honrado con la designación como embajadora en la Federación Rusa”, escribió Castro en una extensa carta difundida esta mañana por un medio colega. En el texto, la exdiputada anunció: “Hoy quiero presentar mi renuncia como embajadora, porque no estoy de acuerdo con la actual política de Relaciones Exteriores”. No obstante, aclaró que no se irá del Frente de Todos, al que “el kirchnerismo aportó tanta energía, tantos esfuerzos y la mayoría de los votos”.

La decisión de Castro se conoce luego de que ayer el gobierno argentino brindara un voto de respaldo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU al informe presentado por Bachelet, sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela y volviera a condenar los bloqueos y las sanciones económicas impuestas al país gobernado por Nicolás Maduro, que “agreden especialmente al pueblo venezolano”. Para Castro, “el voto de Argentina acompañando la Resolución del Grupo de Lima constituye un dramático giro en nuestra política exterior y no difiere en absoluto de lo que hubiera votado el gobierno de (Mauricio) Macri”.

“De hecho, el Grupo de Lima fue creado durante la restauración neoliberal por un grupo de gobiernos de extrema derecha, alentados y financiados por los Estados Unidos con dos objetivos explícitos: Promover un ‘Cambio de Régimen’ en Venezuela -con idéntica matriz de los operados por EE.UU. en Oriente Medio- y desarticular el bloque regional”, argumentó la ahora exembajadora designada.

La votación de ayer formó parte de la sesión regular número 45 del Comité de Derechos Humanos de la ONU, y contó con 22 votos favorables, 22 abstenciones y 3 votos en contra (Eritrea, Filipinas, y la propia Venezuela).

En la carta, Castro señaló: “En un frente (político), no todos pensamos igual. Sabemos que hay entre nosotros dirigentes que siempre estuvieron opuestos al socialismo venezolano -sin haber pisado nunca Venezuela- y hasta alguno que celebró la proclamación de (Juan) Guaidó” como “presiente interino” de Venezuela.

“Pero confiamos en que, independientemente de las preferencias, el gobierno del Frente de Todos iba respetar los principios rectores de no intervención en los asuntos internos de otros estados, resolución pacífica de las controversias, y el principio consagrado de igualdad jurídica de los Estados”.

Asimismo, Alicia Castro rechazó que la resolución de ayer, “además de condenar enérgicamente a Venezuela, en consonancia con las expresiones de la oposición, promueve la franca injerencia en los asuntos internos, y decide prorrogar por dos años el mandato de una ‘Misión Internacional Independiente’ que fue constituida por tres personas sin representación alguna”. “En cambio, -continuó- votó con los países europeos que reconocen al autoproclamado (Juan) Guaidó como presidente sin un voto, modalidad que pone en riesgo a las democracias de América Latina. Votó junto al Reino Unido, cuando Venezuela ha sido aliada constante y ejemplar de la República Argentina en nuestra lucha por la soberanía en las Islas Malvinas”. Argentina “ayer votó junto al grupo de países latinoamericanos que han seguido a pie juntillas las instrucciones de los Estados Unidos para demoler a Venezuela. Argentina votó con (Jair) Bolsonaro, con (Sebastián) Piñera, con la golpista (Jeanine) Añez, con Lenin Moreno y los habilitó a ellos como voceros de los Derechos Humanos”, concluyó.

El pliego de Alicia Castro para cumplir el rol de embajadora argentina ante el gobierno de Rusia había sido remitido por el Poder Ejecutivo al Senado, donde fue girado, como es de rigor, a la Comisión de Acuerdos para su análisis.

You cannot copy content of this page