Donald Trump analiza reunirse con Nicolás Maduro, tras soltarle la mano a Guaidó

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump declaró desconfiar del autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela Juan Guaidó, al tiempo que no descartó reunirse con el presidente constitucional Nicolás Maduro, en el contexto de la campaña por su reelección.

“A Maduro le gustaría reunirse. Y nunca me opongo a las reuniones, ya sabes, rara vez me opongo a las reuniones”. Con esa frase, en el inicio de la campaña electoral, el presidente Donald Trump dio un giro sobre la posición que su país mantuvo al frente de la Casa Blanca respecto de Venezuela.

El mandatario norteamericano fue más allá y planteó, según el medio digital Axios donde fue entrevistado, desconfiar del autoproclamado “presidente encargado” Juan Guaidó, quien en un comienzo recibió el respaldo expreso de la Casa Blanca para intentar derrocar el gobierno constitucional de Maduro, con un punto crítico de tensión detrás del Aid Live Venezuela en febrero de 2019.

Según la entrevista publicada en Axios, Trump señala que no fue suya la decisión de reconocer a Guaidó como presidente encargado. Algo que tiene correlación con el relato del exasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca John Bolton, quien en su libro de memorias señaló que Trump se arrepentía de seguir su consejo y reconocer a Guaidó, el exlegislador venezolano que en 2019 se autoproclamó “presidente encargado”.

El respaldo de la gestión Trump a Guaidó comenzó en enero de 2019, cuando lo reconoció como presidente encargado de Venezuela, cargo resuelto en enero de 2019 por la Asamblea Nacional (Parlamento), que domina la oposición al chavismo. Además, Estados Unidos se encargó de alinear a unos 50 países tras esa postura, entre ellos, a la gestión del expresidente Mauricio Macri y otros países latinoamericanos, reunidos en el Grupo Lima.  La campaña a favor de Guaidó no cesó durante 2020.

Maduro solicitó en dos ocasiones reunirse con el presidente estadounidense, aunque la Casa Banca rechazó la propuesta. Ahora, esa situación podría cambiar, según lo dicho por Trump, quien ayer lanzó su campaña para la reelección presidencial, la que probablemente la dé por vencedor reelecto este año. Si bien Trump no planea una apertura diplomática hacia Venezuela, su afirmación constituye un giro radical y abre un nuevo contrapunto con el candidato demócrata Joe Biden.

Biden señaló que estará “del lado del pueblo venezolano y de la democracia” si sale elegido presidente y acusó a Trump de hablar “con firmeza sobre Venezuela” pero admirar a “’ladrones y dictadores’ como Nicolás Maduro”.

La sola posibilidad de que el jefe del Estado y del gobierno estadounidense no descarte un encuentro con Maduro constituye una victoria diplomática para el presidente venezolano, a la vez que deja desairados a los países que integran el Grupo de Lima (Colombia, Perú, Uruguay, Chile y Canadá, entre otros) y a la Organización de Estados Americanos (OEA).

You cannot copy content of this page