Alberto en el G-20: “El tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin”

El presidente inauguró la cumbre del G-20 exhortando a los líderes mundiales a privilegiar la vida de la población: “Enfrentamos el falso dilema de preservar la economía o la salud. Nosotros entendemos la economía, pero no dudamos en proteger la vida”.

La cumbre virtual del G-20 abrió con la intervención del presidente de la Nación Alberto Fernández, quien convocó a crear un Fondo de Emergencia Humanitaria para combatir la pandemia del coronavirus, ya que “de esta pandemia nadie se salva solo”. Desde la quinta de Olivos, Fernández convocó a los líderes de las veinte principales economías del mundo a suscribir “un gran Pacto de Solidaridad Global” y crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria. La reunión extraordinaria por videoconferencia, convocada por Arabia Saudita con sus pares que integran el G20, tiene como objetivo central analizar los efectos del coronavirus COVID-19 a nivel global y debatir estrategias coordinadas para hacer frente a la pandemia.

“La urgencia que marcan las muertes, nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos”, argumentó Alberto Fernández. Además, puso sobre la mesa la posición del gobierno argentino ante “el dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros”. Así sin mencionar, evidenció las diferentes respuestas ante la crisis que han tomado países como Brasil o Estados Unidos, cuyos presidentes forman parte de la reunión. Durante su intervención, el presidente manifestó que “el tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin y, como enseña el papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad”.

Los líderes de las veinte economías más grandes del mundo buscan respuestas coordinadas a nivel global para hacer frente a la pandemia y, a su vez, analizar sus implicancias a nivel social y económico. Participan de este encuentro Donald Trump (quien cerrará la ronda de intervenciones), Vladímir Putin, Boris Johnson (Reino Unido), Angela Merkel, Moon Jae-in (Corea del Sur), Emmanuel Macron, Giuseppe Conte (Italia), Recep Tayyp Erdogan (Turquía), Andrés López Obrador entre otros. El presidente Fernández hizo alusión a la creación del G20, que surgió como respuesta global a la crisis de 2008, y que luego amplió su agenda a otros temas y enfatizó la necesidad de responder también en esta ocasión de manera conjunta a la crisis sanitaria, social y económica que sacude a todos los países del planeta. Acompañaron al mandatario el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, los ministros de Relaciones Exteriores Felipe Solá, Economía Martín Guzmán y los secretarios Julio Vitobello y Gustavo Béliz.

La intervención completa del presidente Alberto Fernández

Nos convocamos en un momento único de la historia que nos impone actuar con valentía. No debemos paralizarnos ni temer. Mucho menos podemos resignarnos. Tenemos que dar una respuesta creativa en este presente que nos ha tocado en suerte. No hay lugar para demagogias ni improvisaciones. Enfrentamos el falso dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros entendemos la economía, pero no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros. Con esa convicción, hemos tomado decisiones en Argentina a partir de la mejor evidencia científica disponible. Así lo seguiremos haciendo.

Quisiera que todos compartan nuestra visión. Estoy convencido que no seremos eficaces si no aceptamos que el mundo ha cambiado para siempre. Poder sortear esta crisis y enfrentarnos a ese mundo que nace, nos exige diseñar y suscribir un gran Pacto de Solidaridad Global. Nada será igual a partir de esta tragedia. Tenemos que actuar juntos, ya mismo, porque ha quedado visto que nadie se salva solo. La urgencia que marcan las muertes, nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos. La investigación sobre el COVID-19, el conocimiento científico y médico, también debe ser un bien público global.

El tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin y, como enseña el papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad. Estas decisiones no pueden quedar libradas a la lógica del mercado, ni preservadas a la riqueza de individuos o naciones. Es hora de aprovechar este momento único para crear soluciones económicas tan extraordinarias como extraordinarios son los problemas sociales que atravesamos.

Celebro que el FMI y el Banco Mundial adviertan el ocaso del presente. Celebro que reconozcan lo insostenible de las deudas que soportamos los países más postergados. Debemos desafiar este presente con el mismo coraje que tuvo este G-20, cuando asumió el daño causado por los paraísos fiscales, por el endeudamiento voraz y por la concentración de la riqueza. El secreto del futuro pasa por diseñar políticas que resguarden el empleo, la producción y las mejores condiciones de vida usando todas las herramientas económicas para proveer liquidez global.

Como nunca antes, nuestra condición humana nos demanda solidaridad. No podemos quedar pasivos frente a sanciones que suponen bloqueos económicos que solo asfixian a los pueblos en medio de esta crisis humanitaria. Sin mesianismos ni prepotencias debemos iniciar un tiempo de diálogo global que a todos contenga. De ese modo, la humanidad superará esta pandemia. Pero lo que además logrará es acabar con el vicio de la exclusión social, la depredación ambiental y la codicia de la especulación.

You cannot copy content of this page