“Decepción y desencanto por motivos socioeconómicos”: por qué el electorado emigró del Frente de Todos

De acuerdo con una encuesta publicada recientemente, quienes en 2019 habían votado al Frente de Todos y no lo hicieron el pasado 12 de septiembre estuvieron motivados por razones como la inflación, el bajo rendimiento de los salarios y la inseguridad.

El pasado 12 de septiembre, fecha en la que tuvieron lugar las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), el gobierno nacional recibió de parte del electorado un mensaje claro de rechazo al rumbo de las políticas llevadas adelante a lo largo de los últimos dos años por el Frente de Todos. Entre la abstención y la diáspora de votos hacia espacios alternativos, la coalición gobernante perdió un importante caudal electoral que piensa recuperar antes del 14 de noviembre, fecha en la que se celebran los comicios generales.

De acuerdo con los principales referentes del oficialismo, el gobierno escuchó el mensaje de las urnas, aunque los cambios de gabinete y las políticas de apertura de las restricciones a la circulación y la actividad que habían sido impuestas en 2020 como medida de prevención ante la pandemia de coronavirus no parecieran responder a las inquietudes de los argentinos. Según un informe recientemente publicado por la consultora Equis, dirigida por el politólogo Artemio López, “Lo que se observa particularmente es decepción y desencanto motivados por cuestiones socio-económicas. De hecho, en la agenda de problemas se destacan la inflación, la falta de dinero, la falta de ingresos. El salario que más se repite es de $45.000 con una línea de pobreza de $67.000; jubilaciones, pensiones y salarios mínimos por debajo de la línea de pobreza”.

La principal preocupación de quienes votaron al Frente de Todos en las elecciones de 2019 pero no lo hicieron en septiembre pasado es la inflación, seguida por el precio de los alimentos. En tercer orden de importancia se coloca la inseguridad y en cuarto lugar, la falta de trabajo. Finalmente, dentro de las principales preocupaciones referidas por la muestra se sitúa el estado de la salud pública, independientemente de que ha sido la campaña de vacunación contra el coronavirus uno de los principales ejes de la campaña del oficialismo.

El gobierno había anunciado a poco de realizarse las PASO que como consecuencia del revés electoral tendría lugar el lanzamiento de una batería de medidas económicas destinadas a equilibrar parte de la pérdida de los salarios ante la inflación, y del mismo modo los medios oficialistas deslizaban la posibilidad de medidas extraordinarias para los sectores más vulnerables, que podían incluir el pago de una cuarta entrega del IFE (ingreso familiar de emergencia) similar a los tres que se pagaron durante la etapa de aislamiento social obligatorio, o un bono para jubilados y pensionados.

De momento, ni el Ministerio de Economía, ni el de Desarrollo Social emitieron anuncios oficiales. No obstante, desde el gobierno los candidatos buscan transmitir a su militancia confianza en que los resultados electorales serán mejores en noviembre y el mal rendimiento del Frente de Todos se revertirá el día de las elecciones generales.

Total
34
Share

You cannot copy content of this page