Alberto en Rosario: “Los criminales no tienen derecho a adueñarse de la vida de los argentinos”

El presidente de la Nación se refirió en firmes términos a la necesidad de imponer la ley y el orden en el contexto de violencia e inseguridad en que viven los argentinos. “La Argentina no tiene más espacio para soportar al crimen organizado”, dijo.

En el contexto del acto conmemorativo del aniversario 208° del primer izamiento de la bandera nacional, enarbolada por Manuel Belgrano a la vera del río Paraná, el presidente de la Nación Alberto Fernández habló acerca del flagelo de la inseguridad que se vive en el país y en particular, en la cuidad de Rosario, que sostiene un preocupante promedio de alrededor de una persona muerta en hechos violentos en lo que va del año. Con la presencia del gobernador de Santa Fe Omar Perotti y del intendente de Rosario Pablo Javkin, el presidente afirmó: “Argentina no tiene más espacio para soportar al crimen organizado ni a ningún delito”.

En su discurso, el primer mandatario se definió como un “rosarino más a la hora de reclamar más seguridad y más justicia” y aseguró que “Vamos a dar las batallas que tenemos que dar porque los criminales no tienen derecho a adueñarse de la vida de los argentinos. Argentina no tiene más espacio para soportar al crimen organizado ni a ningún delito”. Fernández aseguró que hará “todo lo que haga falta para que, de una vez por todas, dejemos de reclamar justicia para uno y para el otro y que veamos castigados a los culpables de tantos delitos”. En tanto, el presidente convocó a los santafesinos para que el 20 de junio, como parte de la celebración del Día de la Bandera, “salgan a la calle y demuestren al crimen que somos muchos más los que no les tenemos miedo”.

En otro tramo de su mensaje, el jefe de Estado reivindicó la figura de Manuel Belgrano y el criterio de que su imagen esté en los billetes de la moneda nacional. Fernández dijo que se siente mal cuando ve en los billetes a “tantos animalitos y no a próceres como Belgrano”, por lo que afirmó que “el gobierno hace lo correcto al poner en valor a un hombre inmenso. Hagámonos cargo de cambiar todo lo que haya que cambiar”, pidió Fernández y cerró: “Me voy con este compromiso, los que tienen que estar preocupados son los delincuentes”.

El acto tuvo lugar frente al Monumento Histórico, ubicado en el Parque Nacional a la Bandera, donde se realizó el homenaje al izamiento realizado por Manuel Belgrano el 27 de febrero de 1812, a orillas del río Paraná. Estuvieron el ministro de Defensa Agustín Rossi y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, entre otros funcionarios locales, provinciales y nacionales. Poco antes de que comenzara el acto, el presidente había recibido a los padres de Carlos Orellano, el joven que fue hallado muerto flotando en el río Paraná y cuyo deceso está siendo investigado por el poder judicial de la provincia de Santa Fe. Fernández conversó con los padres del joven fallecido en circunstancias aún no establecidas y escuchó el reclamo por el esclarecimiento del hecho.

You cannot copy content of this page