Alberto, duro con los que violan la cuarentena: “Eso es un delito; atenete a las consecuencias”

El presidente cuestionó a las personas que no cumplieron con el aislamiento, aunque sostuvo que la mayoría de los argentinos acompaña la medida. También señaló que la experiencia de otros países permitió tomar medidas preventivas a tiempo.

En el contexto del tercer día del aislamiento social preventivo y obligatorio decretado el último jueves por el Poder Ejecutivo Nacional, el presidente de la Nación Alberto Fernández aseguró este domingo que “cuanto más lento sea el contagio, más posibilidades de atención a la gente hay y menos posibilidades de que el virus mate”. Además, aseguró que “la inmensa mayoría de los argentinos están en sus casas” y que “son muy pocos los que no lo hacen y que desafiaron pensando que era la Argentina de siempre y se encontraron con que esta Argentina es otra y tienen que cumplir la ley”. “Es lo que más me preocupa: la desaprensión para con el otro. No sabemos quién de nosotros está enfermo; no sabemos quién de nosotros tiene el virus. Lo que sí sabemos es que si lo llegamos a tener y nos ponemos en contacto con los otros, vamos a estar contagiándolos”, explicó el mandatario.

El presidente afirmó que los países “donde se produjeron los problemas más dolorosos son los países que no previeron la velocidad del contagio” del coronavirus, y afirmó que en la Argentina “el contagio va a ocurrir, pero si nos quedamos en casa va a ser más lento”. También expresó su preocupación por la desaprensión de algunos ciudadanos que no toman dimensión del riesgo que significa no cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio. “Lo que más me preocupa es la incomprensión de la gente, que haya tontos que no se den cuenta de la situación en la que están. No es la mayoría”, subrayó. “Más de 20.000 personas se fueron de Argentina después de que avisé que había una pandemia, que por eso íbamos a suspender las clases y le pedíamos a la gente que se quedara en sus casas. Y son los que ahora me reclaman que los traiga urgente”.

Con respecto a la cuarentena, expresó: “No vamos a poder evitar el contagio, pero si nos quedamos en nuestras casas, más lento será el contagio y habrá más posibilidades de atender a la gente. Esto no es la pelea de un presidente, es la pelea de una sociedad. Me siento muy acompañado por la inmensa mayoría de los argentinos”, subrayó. Fernández dijo hasta ahora pudieron “tomar las medidas a tiempo” y estimó que la cuarentena es prácticamente plena. También descartó que por el momento sea necesario el estado de sitio, pero no lo negó terminantemente como posibilidad a futuro: “No quisiera llegar a tener que declarar el estado de sitio”, destacó. “Eso hablaría muy mal de la sociedad argentina. Los instrumentos ya están, no necesitamos tener gente detenida a disposición del poder ejecutivo. Necesitamos que la gente respete la cuarentena y nos cuidemos entre todos. Hoy si las fuerzas de seguridad encuentran en la calle a una persona que no pueda explicar por qué está afuera, por lo que está violando la ley, puede ponerla a disposición de un juez”.

En otro orden, como consecuencia de los efectos económicos y sociales del coronavirus, el presidente advirtió que “Vamos a volver a discutir el rol del Estado. Hay muchas cosas que van a cambiar en la economía. A partir de mañana se va a conocer cómo resolveremos el problema de los taxistas, del monotributista, de la pequeña empresa y de los comerciantes”. Alberto Fernández también afirmó que este lunes tendrá una reunión con los intendentes para diseñar nuevas medidas para los sectores más desprotegidos. Al respecto, dijo “la economía se va a frenar y el Estado tiene que dar respuesta. Mañana vamos a dar respuesta a esos sectores más desamparados. Y como vamos a tener un parate en la economía, lo vamos a tener que resolver entre todos. Los que más ganan, ganen un poco menos, es lo que les pido”. También expresó que el Ejército distribuirá alimentos en los barrios más necesitados.

En cuanto a los que no respetaron la cuarentena, señaló: “Les falló y les va a seguir fallando. La argentina de los pícaros no existe más y espero que nunca más exista. Debemos resolver los problemas en comunidad, solidariamente. Este no es un problema de ideologías políticas y si dejamos de lado las diferencias lo podemos resolver más fácilmente. Es una oportunidad que tenemos”. En ese sentido, manifestó: “Vamos a seguir trabajando con los gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia. Porque ahí está el foco del conflicto. Estamos trabajando codo a codo. Nos estamos organizando bien. Pero insisto en la importancia de quedarse en casa. Hemos hecho todo lo necesario para que el virus no se propague a gran velocidad”. Finalmente, advirtió a la población: “quedate en tu casa porque no podés salir. Solo pueden salir los que están exceptuados, que son muy pocos. Si salís, estás poniendo en riesgo la salud de todos los argentinos y eso es un delito. Atenete a las consecuencias. Yo creo que son muy pocos y creo que hoy son cada vez menos. Pero quiero que todo el mundo entienda, la Argentina de los vivos, la Argentina de los pícaros, en este momento no existe más”.

You cannot copy content of this page