De Vido: “Decir que es un gobierno con base peronista es un conjunto vacío”

El exministro de Planificación Federal Julio De Vido brindó un diagnóstico acerca del estado de la economía y la política en el país. Coincidió con CFK en que “hay funcionarios que no funcionan” y criticó la dolarización de los precios del mercado.

El exministro de Planificación Federal de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner Julio de Vido, quien fue uno de los principales blancos de la persecución judicial en años del gobierno de Cambiemos, dio una entrevista en la que expresó por qué decidió no formar parte del Frente de Todos, a la vez que analizó la coyuntura política de la actualidad y los principales problemas de la economía. “Este gobierno la antítesis de lo que fueron los gobiernos de Néstor y Cristina”, expresó.

“Yo voté al Frente de Todos porque me pareció la herramienta más hábil y más expeditiva para sacarnos de encima la mochila de piedra que significó para los argentinos (no solamente para mí en particular) el modelo neoliberal, que plantea el permanente incremento de la concentración de la riqueza. Pero yo no soy miembro del Frente de Todos”, aclaró Julio De Vido en una entrevista radial. Y fue muy taxativo al expresar que “te diría que no dura veinticuatro horas mi permanencia, porque vi prácticamente desde el 11 de diciembre en este gobierno la antítesis de lo que fueron los gobiernos de Néstor y Cristina, sobre todo por la parálisis en la gestión”.

El exministro de Planificación Federal de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, quien a la sazón estuvo preso por casi dos años en virtud de la persecución judicial que el gobierno de Mauricio Macri ejerció sobre los principales funcionarios de la década kirchnerista, se refirió en duros términos al gobierno del Frente de Todos, encabezado por el presidente Alberto Fernández: “Yo creo que hay una gestión que no muestra actividad, no muestra acción y los gobiernos de Néstor y Cristina fueron pura acción. Todas las partidas del presupuesto siempre estuvieron sobreejecutadas y hoy vemos a pocos días del desalojo de Guernica que la partida presupuestaria de hábitat está con una fuerte subejecución. Hay un 50% de ejecución faltando un mes para que se cumpla el primer año de gobierno”.

En relación de la carta pública que la dos veces presidenta y actual vicepresidenta de la Nación dio a conocer el pasado lunes, en la víspera del décimo aniversario del fallecimiento del presidente Kirchner, De Vido dijo que “La carta de Cristina fue, si no imprescindible, por lo menos necesaria. No había posibilidad de que Cristina no hablara después de tantas cosas que se comprometieron y se incumplieron”, con referencia a las promesas de campaña de Alberto Fernández. Cristina Fernández de Kirchner remarcaba en esa publicación que dio a conocer a través de las redes sociales el carácter unipersonal del poder ejecutivo, lo que coloca en la figura del presidente la totalidad de las decisiones que el gobierno ejecuta en materia de política y economía. A ese respecto, el exministro manifestó su desacuerdo con la política del gobierno de dar “un paso para adelante y cuatro para atrás”, citando como ejemplos el caso paradigmático de la aceitera Vicentín o el llamado Impuesto a las Grandes Fortunas, ambas iniciativas que el Ejecutivo había promocionado sin que en la práctica resultaran efectivas.

Con respecto a la administración de la política, De Vido expresó que “Con la carta de Cristina coincido en el primer punto, que hay funcionarios que no funcionan, como es el caso del jefe de Gabinete, que es un hombre de una pobreza de recursos en formación teórica de política que asombra, y que es el responsable de la ejecución presupuestaria, justamente, que tiene tantas falencias”. La crítica al jefe de Gabinete Santiago Cafiero no terminó ahí: “dijo que él es un funcionario que funciona. Y tan oportuno fue el comentario de Cristina como extemporáneo el comentario de Cafiero”.

Con respecto al llamado de parte de la vicepresidenta a conformar una suerte de Gran Acuerdo Nacional, Julio De Vido se mostró escéptico, manifestando que una iniciativa de esas características solo puede ser exitosa si es el gobierno el que establece los términos del acuerdo, y no los grupos empresarios. “Néstor Kirchner decía muchas veces: hay que pegarle al chancho para que aparezca el dueño. En ese sentido, con respecto a la convocatoria de Cristina a un acuerdo nacional, si tiene un reacomodamiento previo de las relaciones de poder; valga la redundancia, si no aplicamos la Ley de Defensa de la Competencia en los procesos de integración monopólica que tienen algunos de los grupos de poder más importantes que tiene la Argentina, etcétera. Es decir, si no le pegamos al chancho primero, el dueño no va a aparecer y el diálogo va a fracasar”. En cuanto a la pata política del acuerdo, el ministro de Planificación de los Kirchner expresó que el acuerdo nace fallido en cuanto Mauricio Macri, el jefe de la oposición política en la Argentina, ya expresó que solo se prestará al diálogo con el gobierno si y solo si no interviene el sector “kirchnerista” (léase, la vicepresidenta de la Nación).

Finalmente, De Vido manifestó su preocupación por el costo de la producción industrial en la Argentina, un escollo para la reactivación económica en la etapa de pospandemia. “Hay un proceso de dolarización del costo de la energía que no es grave, es gravísimo, porque genera un proceso de dolarización de los precios relativos en el mercado interno, por lo que no hay ninguna posibilidad de desarrollo industrial para potenciar ese mercado. Si el Estado no define el costo de energía en función del desarrollo industrial y en función del crecimiento del mercado y el pleno empleo, decir que formamos parte de un gobierno con fuerte base peronista es un conjunto vacío”, cerró.

You cannot copy content of this page