Una familia necesitó $67.500 para no ser pobre en julio

De acuerdo con los datos oficiales del INDEC, la canasta básica para una familia ascendió en el mes de julio a necesitó 67.577 pesos para no ser considerada pobre y 29.003 para no ser indigente.

Este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos dio a conocer los números oficiales del mes de julio, en particular, los referentes a la Canasta Básica Alimentaria (CBA), la Canasta Básica Total (CBT) y las variaciones de las mismas. De acuerdo con esos datos una familia tipo necesitó en el pasado mes de julio reunir unos 67.577 pesos para no ser indigente, un 1,6% más que en junio.

Respecto de la Canasta Básica Alimentaria, que mide la cifra mínima que una familia debe percibir para no ser considerada indigente, ascendió a 29.003 pesos, 2,1% más que el mes anterior. Es decir, que la variación se manifestó con más fuerza entre los sectores más vulnerables de la población, debido a la alta incidencia de los precios de los alimentos dentro del Índice de Precios al Consumidor (IPC) mensual. Este índice mide la inflación y demuestra que la mayor carga dentro de la escalada inflacionaria se la lleva el sector considerado indigente, y que abarca desde los jubilados y pensionados de la mínima hasta buena parte de los trabajadores informales.

En lo que va del año la inflación general alcanzó el 29,1 % y se ubicó por encima de las variaciones de la CBT (+24,7%) y la CBA (+27,9%). En términos interanuales, el IPC trepó 51,8% el pasado mes de julio, mismo salto que el de la CBT pero inferior al de la CBA (+58,3 por ciento). Una vez más, los números a nivel anual demuestran que el mayor impacto sobre los precios se da en alimentos, la canasta que más incide entre los sectores más vulnerables de la sociedad.

Total
8
Share
You cannot copy content of this page