Seis meses sin que los salarios le ganen a la inflación

Los salarios crecieron 2% en el mes de agosto, por debajo de la inflación de ese mes que llegó al 2,7% de acuerdo con los datos calculados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Así, acumulan seis meses de retroceso respecto del IPC.

Según los datos brindados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), organismo liderado por el economista Marco Lavagna, los salarios aumentaron en el mes de agosto en un 2%, es decir, 0,7% menos que lo que aumentaron los precios de la canasta básica en el mismo periodo. De este modo, los sueldos de todos los trabajadores alcanzaron el sexto mes consecutivo de pérdida en la carrera contra la inflación.

Según el estudio oficial, el índice de salarios del total registrado mostró un crecimiento de 1,6% en agosto, como consecuencia del incremento de 2,1% del sector privado registrado y un aumento de 0,8% del sector público. La suba del salario total fue resultado de un aumento del 1,6% en los haberes registrados y un incremento del 3,7% en los no registrados.

Según el informe emitido por el organismo oficial de estadísticas nacionales, el índice de salarios total registrado acumula en los últimos 12 meses un aumento de 31,1%, como consecuencia del incremento de 33% del sector privado registrado y un aumento del 27,7% del sector público.

Si se tiene en cuenta el salario de los trabajadores registrados y de los no registrados, el aumento llegó al 32% en los últimos 12 meses, como consecuencia de la suba del 31,1% de los primeros y de 36,3% de los segundos.

El parate económico derivado del aislamiento social preventivo y obligatorio(ASPO) decretado el 20 de marzo por el presidente de la Nación Alberto Fernández con motivo de la pandemia generó un sinfín de suspensiones y en ese contexto los salarios continuaron perdiendo terreno en la carrera contra los precios. Además, muchos de los trabajadores aceptaron durante ese período de merma de la actividad productiva recibir un porcentaje del salario, lo que significó una reducción en el valor de bolsillo recibido por los trabajadores. El temor a perder el trabajo pese a la prohibición que existe de despidos por decreto presidencial habilitó a muchos sectores a aceptar subas por debajo de la evolución de los precios.

Así, según el informe oficial, por segundo mes consecutivo los salarios de quienes están ocupados en el sector privado no registrado no pudieron mejorar su poder adquisitivo. El INDEC aclara que “el índice de salarios estima la evolución de las remuneraciones pagadas en la economía, aislando el indicador de variaciones relacionadas con conceptos tales como la cantidad de horas trabajadas, descuentos por ausentismo, premios por productividad y todo otro concepto asociado al desempeño o a las características de los individuos concretos”.

You cannot copy content of this page