Por pedido de las alimenticias, ¿se viene el fin de los Precios Máximos?

Las empresas del rubro negocian hace días con el gobierno un aumento del precio de los alimentos. Piden el fin de los Precios Máximos, aunque continuarían los Precios Cuidados. El pedido se da días después del aumento de los combustibles.

El vocal de la UIA e integrante de Coordinadora de empresas alimenticias (Copal) Martín Cabrales confirmó que la industria le presentó al gobierno una propuesta para la actualización de precios de productos incluidos en el acuerdo de congelamiento firmado en el contexto de la pandemia, y se mostró a favor de la continuidad del programa Precios Cuidados. “Alimentos y Bebidas siempre estuvo por detrás del índice del Indec. Yo estoy sin aumentar desde diciembre hasta hace un mes, que aumentamos entre un 5% y 7%”, sostuvo el empresario.

Consultado sobre la viabilidad de la renovación de Precios Máximos, que vence la semana próxima, sostuvo: “Yo creo que hay que seguir el programa de Precios Cuidados que funciona muy bien, teniendo en cuenta a la industria de cada sector”. Cabrales afirmó que “la Argentina es un país muy grande con un entramado productivo federal, con economías regionales muy fuertes, con vivencias y circunstancias muy distintas, y con componentes dolarizados para el proceso productivo, con costos logísticos altos”.

En ese sentido, dijo que los precios se deben estudiar “de acuerdo a la realidad de cada sector y cada lugar” ya que “a cadena de valor de cada producto puede ser distinta”, aunque aclaró que en el inicio del congelamiento “se fijaron listas con un dólar de $59 oficial y hoy estamos con uno de $76, $77 o $78 oficial, y solo se dio un aumento del 7% en todo este tiempo”.

“Si se quiere sostener el empleo, como queremos los empresarios y el gobierno y tenemos buen diálogo en ese sentido, hacer crecer la economía no basta con tener tarifas congeladas porque no se puede sostener mucho en el tiempo. Hay que ir liberando la economía, que vaya creciendo, se vaya adecuando y vuelva a la normalidad. Entonces cada empresa es digna de hacer el estudio dentro de un panorama mundial difícil y nacional muy difícil”, afirmó el representante empresario.

Cabrales destacó que en la producción nacional “muchas veces se necesita importar insumos porque no se consiguen en el país”. “En mi caso es esencial porque el café no se produce en el país y tengo que importarlo para hacer la industrialización en el país. O sea que compro en dólares y vendo en pesos”, detalló. “Sumado a esto tenés una demanda caída. Somos conscientes que no podemos aumentar mucho los precios porque va a haber menos la demanda. Lo que nosotros presentamos ante la Secretaría son actualizaciones lógicas de un dígito. Sabemos que no hay bolsillo que lo pague. Cuando analizás la compra en el supermercado es sobre compras muy básicas”, enfatizó.

El vocal de la UIA aclaró que la situación no es novedosa. Sostuvo que el sector venía “castigados con bajo consumo, con problemas de financiamiento y con problemas en los pagos” y que la continuidad sin interrupciones en la fabricación por ser sector esencial “fue una bendición”, aun cuando se realiza “solo con el 75% de la dotación de personal porque el 25% restante está dentro de grupos de riesgos”.

“En mi caso, que vendo a un mercado grande como confitería y hoteles desapareció. Y con eso la cadena de pagos también porque cerraron los locales y no pudieron hacer frente a todos los compromisos que tenían porque dejaron de facturar de un día para el otro, sin saber cuándo se iba a volver a producir”, recordó.

Cabrales señaló, con preocupación, que existen “muchos lugares del interior del país y parte de la provincia de Buenos Aires en donde se volvió a la normalidad”, pero que el consumo mostró una fuerte caída: “Estamos un 20% por debajo de antes de la pandemia”.

You cannot copy content of this page