Para financiar el Estado, Alberto Fernández subirá las retenciones a la soja en un 3%

De acuerdo con la información que pudo corroborar El Restaurador, en las próximas horas el presidente de la Nación Alberto Fernández anunciaría un aumento a las retenciones a la exportación de porotos y aceite de soja en un 3%.

En el contexto de una dura negociación por la deuda con los acreedores y la necesidad de pagar sin sacrificar gasto social, el presidente de la Nación anunciaría este lunes o en los días subsiguientes una suba en los derechos de exportación de la soja y el aceite de soja del 3%. De esta manera, se incrementarían los ingresos del Estado y el gobierno le pediría así su solidaridad al sector agroexportador para poner en marcha el aparato productivo del país.

Con 147 millones de toneladas de granos y oleaginosas en 2019, el sector agropecuario se consolidó como el gran generador de divisas nacional y un segmento que aporta una parte importante de la recaudación. El año pasado liquidaron 23.700 millones de dólares.  En 2019 los derechos de exportación sumaron 400 mil millones de pesos. Los aranceles de exportación, conocidos como retenciones, están aún por debajo de 2015. Al final del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner eran de un 35% para la soja, un 15%, el maíz y 23 % trigo. Hoy la soja llega al 30%, y el resto apenas al 12%. Así, la suba del 3% en la soja sumará fondos al fisco, pero no será un golpe para el sector agropecuario.

Por otra parte, el gobierno negocia con el sector rebajas en retenciones de economías regionales. Una de las posibilidades en las que se trabaja es que parte de los fondos que se recauden se utilicen para un nuevo bono para las jubilaciones de hasta 20 mil pesos en abril y mayo. Además, el presidente prevé que ciertos productos paguen menos retenciones, considerando el mapa político y regional heterogéneo. “Se verán beneficiados, por ejemplo, el trigo, el maíz, la alfalfa, los cultivos de economías regionales”. La asimetría, así, dividirá a las corporaciones del “campo”. Los asociados y dirigentes de la Federación Agraria y de Coninagro acompañarán la política sectorial. De este modo, la recaudación del fisco mejorará sin recortar inversión social.

You cannot copy content of this page