Nuevo aumento de los combustibles

A partir de las cero horas de este lunes 23 de noviembre, YPF implementó un aumento de combustibles del 2,5% promedio a nivel país. Se trata del cuarto incremento en lo que va de este año.

En el día de hoy, la petrolera estatal implementó el nuevo aumento que estaba estipulado para este mes, que ronda el 2,5%. Una vez más, la empresa esgrimió como argumento para justificar el incremento que esta suba “se encuentra en línea con la decisión de recortar brechas entre Capital Federal y el resto de las provincias”. En CABA, el aumento promedio será de 2.85%.

Así, YPF aplica por cuarta vez un incremento en los precios de la nafta y el gasoil, con un acumulado de alrededor del 16%. El último se produjo el 16 de octubre y fue de un 3,5% promedio, donde la suba fue el resultado de aplicar el aumento de los valores en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ILC), el Impuesto al Dióxido de Carbono y los biocombustibles.

Las anteriores subas se concretaron el 19 de agosto, con un incremento promedio de 4,5% y el 19 de septiembre, con un ajuste de 3,5%. En las próximas horas se espera que el resto de las marcas de estaciones de servicio -Shell, Axion y Puma Energy- acompañen la medida.

Días atrás, el CEO de YPF Sergio Affronti había manifestado en una conferencia con inversores que el objetivo de la petrolera era mantener los precios de los combustibles en dólares constantes, lo que implica actualizarlos en línea con la variación del tipo de cambio. Es decir, que el gobierno planea sostener la dolarización del precio de los combustibles, que afecta de lleno a todos los precios de la economía, pues el costo de transporte influye sobre los costos y se vuelca directamente a las góndolas. En un contexto de inflación sostenida, se trata de una medida impopular que seguramente se volcará hacia los alimentos básicos.

El mercado de combustibles no está regulado por el Estado, sin embargo los gobiernos inciden sobre el precio a través de YPF, que tiene aproximadamente el 55% de participación en el despacho de nafta y gasoil.

Affronti también había adelantado hace unos meses que, para el segundo semestre, uno de los objetivos de la compañía sería alcanzar un precio promedio de combustibles que le permita revertir en parte las millonarias pérdidas que tuvo la empresa en la primera parte del año, atravesada por la pandemia de coronavirus. Los consumidores, en tanto, deben hacer frente al costo de esas pérdidas millonarias, ya sea de manera directa consumiendo el combustible con sus vehículos o de manera indirecta cuando los aumentos se trasladen a los demás precios de la economía.

You cannot copy content of this page