Más de la mitad de los trabajadores argentinos están en negro

Un informe realizado por el Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadores de la Economía Popular, el cincuenta por ciento de los argentinos se ganan la vida en actividades no registradas, es decir, empleo llamado en negro. Se trata de trabajadores que realizan changas, cuentapropistas, empleadas domésticas, comerciantes no registrados o trabajadores de oficios múltiples como la albañilería, jardinería o plomería, que viven de lo que recaudan en el día a día cuando consiguen empleos temporales o bien reciben alguno de los planes de asistencia social asignados por el Estado.

Alrededor de seis millones de ciudadanos argentinos trabajan en negro, y de esos seis millones, 2.830.520 forman parte del Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (ReNaTEP), que elabora el ministerio de Desarrollo Social, conducido por el ministro Juan Zabaleta. En las últimas horas esta entidad dio a conocer su último informe, que arroja en la actualidad, a agosto de 2021, un aumento del 200% respecto a los inscriptos en ese registro en igual periodo de 2020.

El registro se creó en julio de 2020 y contabilizaba alrededor de un millón de inscriptos en diciembre de ese año. A agosto de este año, el número de anotados casi se triplicó, ascendiendo a unos 2.830.520 inscriptos. De estos la mayoría (el 57,3%) son mujeres. A nivel de franja etaria, el 64,3% de los trabajadores informales informados por Desarrollo Social se ubican entre los 18 y los 35 años de edad.

Este registro se toma como referencia para solicitar uno de los planes de asistencia social lanzados por el actual gobierno, “Potenciar trabajo”, diseñado por el actual candidato a diputado Daniel Arroyo cuando se encontraba al frente de la cartera de Desarrollo Social.

Total
1
Share
You cannot copy content of this page