Feriazo de la UTEP frente a la Sociedad Rural, en repudio del lockout patronal

La Unión de los Trabajadores de la Economía Popular vende alimentos a precios populares en repudio al cese de comercialización de la oligarquía sojera y en respaldo de las políticas del gobierno de estímulo a las economías regionales.

Los productores de la economía popular organizaron su primera “feria de abastecimiento de alimentos”, también llamado “Feriazo”, en apoyo al gobierno de Alberto Fernández y en contra los que ellos denominan “Los reyes de la soja”, en referencia al sector agropecuario que desde la cero horas de este lunes, comenzaron un “cese de comercialización de granos y hacienda para faena”, o lockout patronal, que se extenderá hasta el jueves. Esa medida de protesta fue organizada por la Mesa de Enlace, en repudio por la actualización del porcentaje de retenciones a las exportaciones de soja, que pasaron del 30% al 33%. Mañana la Unión de los Trabajadores de la Tierra (UTT) realizará un “Verdurazo”.

La imagen será de un fuerte contraste. Por un lado, los productores agropecuarios circularán por las rutas con sus tractores en señal de protesta y como forma de recordar que las maquinarias no están trabajando en los campos. Por el otro, cientos de cajones con verduras, hortalizas, frutas, conformando una enorme feria al aire libre frente a la sede de la Sociedad Rural Argentina, ubicada en la calle Sarmiento al 2.700 en pleno centro porteño. El “Feriazo” fue organizado por la rama rural de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular que está conformada por un conjunto de organizaciones: el Movimiento de Trabajadores Excluidos, el Movimiento Nacional Campesino Indígena Vía Campesina, la Federación Nacional Campesina y el Frente Agrario Evita, que, según explicaron “en su conjunto reúnen a más de 70 mil familias campesinas e indígenas que, desplegadas en todo el territorio nacional, producen alimentos sanos, frescos y a bajo costo para el consumo del pueblo”. En el espacio hay productores horticultores, fruticultores, cebolleros, ganaderos, pescadores artesanales, apicultores y pueblos originarios que están nucleados en cooperativas de trabajo que permiten mejorar sus condiciones laborales optimizando la competitividad, el rendimiento y dar valor a la producción.

El espacio, explicaron desde la organización, cuenta con galpones de empaque y de almacenamiento, plantineras, fábricas de bioinsumos, corrales de engorde, salas de valor agregado y camiones para transportar la mercadería. Parte de esa estructura es la que estará volcada frente la sede de la Sociedad Rural Argentina. Por su parte, la Mesa de Enlace espera un alto acatamiento de su medida de fuerza y asegura que el paro “no provocará aumentos sobre los precios ni desabastecimiento”. Si bien la protesta de por 96 horas nación de la Confederaciones Rurales Argentina (CRA), también cuenta con la participación de la Federación Agraria Argentina (FAA); Coninagro; y Sociedad Rural Argentina (SRA).

La UTEP Agraria cuenta con áreas de administración que trabajan para formalizar la actividad y garantizar condiciones de vida digna a los productores y sectores de juventud para intentar arraigar en los jóvenes el valor de ser campesinos e indígenas. También realiza fuerte trabajo en agroecología para cuidar la salud de los productores y preservar la tierra. Ella es la responsable del “Feriazo” y llegarán afiliados desde varios puntos del país ya que la UTEP agraria está presente en 21 provincias de la Argentina. Según explicaron, “el sector hortícola ocupa a más de 40 mil familias y produce millones de toneladas de verduras. La horticultura se extiende en todo el territorio nacional. En tanto, los productores y productoras de cebolla se concentran en la zona sur de la provincia de Buenos Aires y el noroeste de Río Negro. El espacio provee el 70 por ciento de las cebollas para el consumo local, mientras que también exporta a países del Mercosur como Brasil”. También participan pescadores artesanales en la provincia de Entre Ríos y sectores que desarrollan una ganadería diversificada de vacas, cabras, chivas, ovejas y cerdos; apicultura, producción de gallinas y pollos y elaboración de artesanías en hilados.

En el documento elaborado por todas estas organizaciones se afirma que “quienes hoy llaman al paro por un aumento de 3 puntos porcentuales solo aplicable a los 2 mil 600 más concentrados empresarios de la soja, no tienen ningún interés ni compromiso con la situación de los medianos y pequeños productores y productoras. Mucho menos con el pueblo que sufre las consecuencias del modelo neoliberal aplicado durante el gobierno anterior”. También le solicitan al gobierno de Fernández “avanzar en medidas redistributivas, pues sostienen que “es cada vez más evidente la necesidad de que se tomen decisiones en pos de la redistribución tanto de las riquezas obtenidas de nuestro territorio, como también del acceso a la tierra para las manos de pequeños y medianos productores y productoras. Es la única alternativa para un proyecto de desarrollo nacional que ponga en el centro del debate el buen vivir de nuestro pueblo y no la rentabilidad del 1 por ciento que representa los intereses del capital concentrado nacional y transnacional”.

You cannot copy content of this page