Esta noche suben otra vez los combustibles

A partir de la medianoche de este miércoles entra en vigencia un nuevo aumento en los combustibles fósiles, del orden de 1,3%. El próximo 15 de enero tendrá lugar un nuevo tarifazo en el precio de las naftas.

Las naftas se incrementarán poco más de 80 centavos en la Ciudad y hasta 90 centavos en el interior del país. Para el 15 de enero se espera otro ajuste. A partir de este miércoles 16 de diciembre los precios de los combustibles volverán a subir un 1,3%. El gobierno justifica el ajuste por la entrada en vigencia de incremento de impuestos postergado por el gobierno nacional a través del Decreto 965/2020 a principios de mes.

En la Ciudad de Buenos Aires hoy el litro de nafta Súper se paga $63,60, mientras que en Córdoba llega a $69,70 y en Rosario $68,20. El gasoil común en la Capital Federal cuesta $59,40, pero en Rosario y Córdoba vale $60,80. Si solo se aplica el aumento de impuestos, las naftas se incrementarán poco más de 80 centavos en la Ciudad y hasta 90 centavos en el interior del país, mientras que el gasoil trepará $0,80 por litro, según la región.

Pero en el mercado ya se habla que las petroleras podrían aprovechar la situación y definir un aumento desde esta medianoche, que podría rondar entre el 3% y 4%. “Ese incremento se vería reflejado directamente en el surtidor. Hay que ver si las petroleras le agregan una actualización por parte de ellas. Ellos dicen que están atrasados un 7% con los valores que deberían tener”, afirmó a este medio Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación que reúne a más de 4.800 estaciones de servicio de todo el país.

La suba de impuestos corresponde a una parte del ajuste que debió hacerse el primero de diciembre pasado, según la variación de la inflación del segundo trimestre del 2020, pero que el Poder Ejecutivo decidió suspender para evitar una escalada inflacionaria mayor.

La inflación del segundo trimestre fue de 1,5% en abril, 1,5% en mayo y 2,2% en junio. Como es acumulativo, la suma total da 5,2% para ese período. Pero a la hora de trasladar al surtidor, llega un impacto menor por el aliciente de la mezcla con los biocombustibles. Pero el gobierno también diferenció hasta el 15 de enero próximo la entrada en vigencia de otro incremento de los impuestos, en este caso, correspondiente al tercer trimestre del 2020. En período la inflación fue de 1,9% en julio, 2,7% en agosto y 2,8% en septiembre. En total, acumuló 7,4%. Si se suman los dos ajustes de impuestos pendientes la actualización de los combustibles sería para las naftas un 3,1% y para el diésel un 2,2%. En las naftas sería una escalada de $2,20 por litro y en el diésel de $1,52.

Según el último informe mensual de Cecha, los valores de los combustibles siguen 10 puntos por debajo de la inflación medida por el INDEC. En lo que va del 2020 las naftas aumentaron un 14%, mientras que el IPC subió un 25,56% hasta octubre pasado. Comparado con otros rubros, las naftas también subieron menos que los alimentos (31.85%), la indumentaria (49.3%), equipamiento para el hogar (30.4%) o el transporte (22.9%). Incluso dentro del sector alimenticio, el aumento fue mucho menor que la leche (17.9%), el pan (21.8%), la carne (30.4%), las frutas (44.46%) o las verduras (103.3%). Sin embargo, la preocupación por el precio de los combustibles se deriva del hecho de que este se traslada a costos en cada una de las ramas de actividad que producen bienes de consumo, por lo que el alza de las naftas invariablemente repercute en los demás precios de la economía y contribuye a la pérdida de poder adquisitivo del salario.

YPF aplicó un aumento de 2,5% promedio el 23 de noviembre pasado. Ese incremento obedeció a la decisión de ir recortando brechas entre la Ciudad de Buenos Aires y el resto de las provincias. Por ese motivo, el ajuste promedio en CABA fue de 2,85%. El 18 de septiembre y el 18 de octubre, YPF ya había subido los combustibles 3,5% promedio. En agosto descongeló los aumentos con un 4,5%. En lo que va del año la petrolera subió cuatro veces los precios, con un acumulado de alrededor del 16%.

Si bien las ventas siguen un 20% debajo comparado con los meses anteriores a la pandemia, los estacioneros confían que en diciembre, enero y febrero próximos habrá una marcada recuperación. “Tenemos muy buenas expectativas porque va a haber más movilidad interna por el turismo, y eso va traccionar más ventas. Confiamos en llegar a porcentajes de la prepandemia y esperamos que siga todo bien así no tenemos que retroceder en las fases de aislamiento”, especuló Bornoroni.

Total
58
Share
You cannot copy content of this page