El “Plan Kicillof” de obras públicas de infraestructura para la post-pandemia

El gobernador de la provincia de Buenos Aires juntos con sus ministros del área económica y de obras públicas anuncian desde la sede de gobierno en La Plata un “plan quinquenal” de reactivación de la obra pública para después de la pandemia.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof anuncia esta tarde la puesta en marcha de un plan de reactivación productiva para la post-pandemia, que contempla una fuerte inversión en obra pública, beneficios crediticios e impositivos, asistencia a distintos sectores y medidas para mejorar las exportaciones.

El anuncio se realiza en el palacio de la gobernación bonaerense desde las 15.30 horas. Kicillof estará acompañado por los ministros Augusto Costa (Producción), Agustín Simone (Infraestructura), Mara Ruiz Malec (Trabajo), Juan Cuattromo (Banco Provincia) y el titular de ARBA, Cristian Girard.

Según adelantaron desde la gobernación, el programa hará eje en infraestructura y obra pública, asistencia productiva y fomento de la demanda, créditos para el desarrollo productivo y asistencia tributaria.

Uno de los anuncios más fuertes estará referido al plan quinquenal de obra pública. En el paquete hay obras de todo tipo: algunas datan de gestiones anteriores y otras comenzarán de cero. Las rutas, los trabajos contra las inundaciones y la extensión del servicio de agua potable y cloacas forman parte de las prioridades.

En el Conurbano, el listado de obras viales es extenso. Entre las primeras está la ruta provincial 4 —Camino de Cintura—, cuya zona sur definen como la “más abandonada”. Se financiará con un préstamo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) por 50 millones de dólares; sólo falta el decreto nacional. También está la ruta 36, que atraviesa La Plata, Berazategui y Florencio Varela, y que el gobierno quiere convertir en multicarril. En el listado aparecen también las rutas 14, entre Quilmes y Varela; la 49, entre Quilmes y Lomas de Zamora; la 58 en Esteban Echeverría, Ezeiza y San Vicente; la 21 en La Matanza, y la 205, entre Ezeiza y Cañuelas, por mencionar algunas.

En el interior, una obra que pidió reactivar especialmente Kicillof es la de la ruta 6 por el potencial productivo e industrial que tiene. El préstamo de 260 millones de dólares ya había sido gestionado por Cambiemos pero estaba sin usar. El objetivo es terminar toda la ruta, incluido el tramo —planificado pero que nunca se concretó— que llega hasta La Plata. Hoy se está trabajando en los pliegos para licitar los trabajos lo antes posible.

En materia hidráulica, el plan incluye la continuidad de los trabajos en las cuencas del río Salado, el Luján y el Reconquista, que vienen de hace años y que buscan prevenir las inundaciones. Todos tienen préstamos internacionales del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la CAF, algunos venían con muy baja ejecución y otros fueron reactivados ahora.

El plan comprende también trabajos para mejorar la red de agua potable y cloacas, con obras complementarias a las de AySA. Está prevista una nueva planta potabilizadora en La Plata y otros trabajos en Bahía Blanca, con créditos internacionales que ya se firmaron, más obras complementarias en otros distritos por 4 mil millones que aportará Nación.

En materia habitacional, el objetivo es terminar las 5 mil casas que la gestión de Cambiemos dejó paralizadas, algunas con un avance del 70%, y construir otras 2500 —con todos los servicios instalados— con un crédito del Banco Mundial incluido en el último endeudamiento que aprobó la Legislatura. A estas se suman 7 mil viviendas más pedidas por los municipios y que están en carpeta a la espera de los fondos.

You cannot copy content of this page