Suero equino, el primer medicamento argentino contra el COVID-19

El presidente Alberto Fernández recibió a los investigadores de la UNSAM, UNC y Conicet que desarrollaron un suero hiperinmune de caballos, el primer medicamento contra el Covid-19, que se está comenzando a probar en pacientes.

Acompañado por el ministro de Salud de la Nación Ginés González García, el presidente Alberto Fernández dialogó con el investigador superior del Conicet y director científico de la empresa biotecnológica Inmunova Fernando Goldbaum, el director general de la empresa Linus Spatz y la bioquímica Mariana Colonna. El presidente recibió a los investigadores en la residencia de Olivos, luego de que estos desarrollaran un suero a partir de anticuerpos de caballos que logró impedir el ingreso del coronavirus a las células en pruebas de laboratorio, cuyos ensayos clínicos en pacientes comenzaron esta semana, tras la aprobación de la ANMAT.

Acompañado por el ministro de Salud Ginés González García, Fernández dialogó con el investigador superior del Conicet y director científico de la empresa biotecnológica Inmunova, Fernando Goldbaum, el director general de la empresa Linus Spatz y la bioquímica Mariana Colonna. “La educación, la ciencia y la tecnología son centrales para el desarrollo”, afirmó Fernández durante el encuentro y volvió a señalar que “las verdaderas sociedades ricas son las sociedades con conocimiento”, según un comunicado oficial.

Los investigadores destacaron el apoyo del Estado nacional, en especial del Ministerio de Desarrollo Productivo encabezado por Matías Kulfas, y expresaron que “nos tiene que poner orgullosos como argentinos, es ciencia y tecnología, pero también es innovación”.

Desarrollado a través de una articulación público privada, en la que también participa la empresa BIOL, el suero hiperinmune para tratar Covid-19 ya recibió la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para los estudios clínicos en pacientes adultos con la enfermedad moderada a severa. El estudio clínico comenzará en el Sanatorio Güemes y en el Hospital General de Agudos Dr. Ignacio Pirovano, de la Ciudad de Buenos Aires; y en el Hospital Cuenca Alta – SAMIC de Cañuelas y en el Instituto Médico Platense de la capital bonaerense, informó el texto oficial.

En ese marco, en los próximos días se iniciarán los ensayos en más de diez hospitales y clínicas de obras sociales del Área Metropolitana de Buenos Aires y La Plata. Los ensayos incluyen la participación voluntaria de pacientes adultos con la enfermedad confirmada por test PCR que estén dentro de los diez días del inicio de los síntomas y que requieran hospitalización.

El suero es un tratamiento para pacientes con diagnóstico de la infección, que se administra en las primeras etapas de la enfermedad, y que ya demostró en su etapa experimental que es capaz de neutralizar al virus en pruebas de laboratorio.

Los nuevos ensayos buscan demostrar la seguridad y eficacia del suero hiperinmune en términos de mejoría clínica del paciente, es decir de la recuperación pronta para poder ser externado y que no avance la enfermedad, de manera de evitar la asistencia respiratoria mecánica o el traslado a una unidad de cuidado intensivo. En el desarrollo del suero se utilizó como antígeno una proteína recombinante del virus SARS-CoV-2 que se inyectó en caballos para obtener anticuerpos policlonales. El suero producido contiene gran cantidad de estos anticuerpos con capacidad de impedir que el virus ingrese a las células y se multiplique. Se trata de un proceso análogo al que ya se está utilizando en todo el país en los tratamientos con plasma de pacientes convalecientes de la enfermedad respiratoria Covid-19, causada por el nuevo coronavirus. Sin embargo, a diferencia de este tratamiento, el suero hiperinmune se produce en un volumen muy superior en equinos que en humanos, con la ventaja de que los caballos no desarrollan en ningún caso la enfermedad respiratoria, lo que hace al procedimiento ciento por ciento seguro para el animal.

El suero se desarrolló con la participación del laboratorio Inmunova, la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), el Instituto Biológico Argentino (BIOL), la Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, el Conicet, el instituto ANLIS Malbrán y el Instituto de Virología Dr. José M. Vanella de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

You cannot copy content of this page