Hebe sobre Alberto: “Está haciendo más de lo que él mismo se creía que podía hacer; nos está salvando la vida”

En el Día de la Memoria, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo envió su apoyo al gobierno nacional volvió a reivindicar el rol de las Fuerzas Armadas: “Si no tenemos un ejército que esté de nuestro lado y que nos acompañe, vamos a estar en la lona. Necesitamos del ejército como necesitamos de todos”.

En el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini brindó una entrevista radial en la que reivindicó el rol que las Fuerzas Armadas están llevando adelante en el contexto de la crisis mundial por coronavirus: “si este Ejército se vuelca a las calles y ayuda a la gente, hace lo que tiene que hacer. Porque un ejército nunca es para destruir al pueblo. El ejército tiene que estar junto al pueblo, al lado del pueblo”, manifestó. Además, resaltó el accionar del presidente Alberto Fernández en medio de la emergencia y le pegó a Mauricio Macri: “Con Macri ya hubiéramos estado todos muertos, no alcanzarían los cementerios para enterrarnos a todos”, dijo.

En una entrevista radial con motivo del Día de la Memoria, Hebe de Bonafini destacó la tarea de gobierno que está llevando adelante el presidente de la Nación: “A Alberto lo veo bien. Lo veo que está haciendo cosas que están muy bien y que nos sorprenden día a día, ocupándose de todo. De todo y más, porque sin plata y sin recursos es tan complicado”. Además, ironizó acerca de la quita que el Fondo Monetario le otorgó a la Argentina de capital e intereses de la deuda externa: “Aunque ahora los del Fondo Monetario parece que se dieron cuenta de que a veces hay que perdonar las deudas. Parece que les agarró miedo al infierno, deben ser muy católicos.”

También contrastó la política del gobierno de Fernández con la que hubiera llevado a cabo Mauricio Macri, si hubiera logrado la reelección y criticó la actitud omnipotente de ciertos sectores de la sociedad que han actuado de manera irresponsable: “Con Macri ya hubiéramos estado todos muertos, no alcanzarían los cementerios para enterrarnos a todos. Si ellos nunca se ocuparon de nada. Ahora, la cara que pone Larreta, ¡qué falso ese tipo! Yo no puedo creer que la gente sea tan hipócrita. Pero bueno, aunque sea que haga algo, ya que nunca hizo nada… La verdad que estamos en un momento difícil, por suerte ya hay mucha gente que acata las medidas y que tomó conciencia de lo que pasa. Y están los otros, los que tienen mucha plata y se creen muy poderosos y se van a pasea en un barco o que ponen a la muchacha en un baúl para que les limpie los zapatos. Ellos son así y no van a cambiar. Pero el gobierno está demostrando que tiene la sartén por la manija. Tiene la sartén por el mango y el mango también el gobierno. Porque al de la muchacha lo encerró y al del barco lo tiene encerrado con la mujer. Y hay que sacarle el barco. Porque ese barco vale diez millones de dólares. Hay que sacarle ese barco, que es de todos porque lo compró con plata que nos robó, porque es plata que se la regaló Macri. Y esos diez millones hay que llevarlos a los barrios. Hay que llevar agua, comida, lo que necesiten.”

Con respecto a los sectores más postergados de la sociedad, Bonafini resaltó la importancia de que las Fuerzas Armadas se acerquen a los barrios para brindar asistencia a los ciudadanos y destacó su labor para terminar con las situaciones de desigualdad en el país: “¿Qué le vas a pedir a la gente que se lave las manos, si no tiene ni agua ni jabón? ¿Qué le vas a pedir que se quede en la casa, si no tiene casa? ¿Qué les vas a pedir que bañen a los niños y que se laven los pies y que se cambien, si no tienen ropa? ¿Qué les vas a pedir, si no tienen comida? Entonces me parece que lo que el Ejército está haciendo está muy bien. Que vayan, que lleven agua, que lleven bolsones de comida, que les arreglen las casas, que les arreglen las calles. Porque no tienen calles. Si hay que entrar una ambulancia, no hay calles para entrar una ambulancia. Entonces hay mucha desigualdad, que es por lo que lucharon los que faltan. Porque si hoy nos acordamos de nuestros hijos, es por eso. Por eso dieron la vida. Por los que lo necesitaban. Y llegamos a esta hecatombe con los mismos problemas que hace muchos años ya dijeron nuestros hijos que había y que a nosotros nos costaba ver a veces. Aun teniendo la pobreza que nosotros teníamos. Yo nací en un barrio muy pobre, en un lugar de tierras tomadas, al borde de un río. Pero nunca la pobreza fue tan indigna como ahora. Siempre había para comer, en las casas había fruta, en las calles se plantaban árboles frutales. Criaban gallinas, criaban conejos. Ahora no hay, porque no hay espacio para tener gallinas. Y no hay plata para comprar maíz para las gallinas. Y se ha venido tanta gente para esta ciudad maravillosa de Buenos Aires, que primero los atrae y luego, los destruye”.

En ese sentido, expresó su confianza en las Fuerzas Armadas y destacó que resultarán de vital importancia para la coyuntura que se avecina: “Confío en el Ejército, porque para eso Néstor, Cristina y Nilda Garré trabajaron en su nueva formación. Y si este Ejército se vuelca a las calles y ayuda a la gente, hace lo que tiene que hacer. Porque un ejército nunca es para destruir al pueblo. El ejército tiene que estar junto al pueblo, al lado del pueblo. Si no tenemos un ejército que esté de nuestro lado y que nos acompañe, vamos a estar en la lona. Necesitamos del ejército como necesitamos de todos. Me parece bárbaro que ahora la policía tenga que disuadir a la gente, no patearle la cabeza y los tobillos para llevárselos adonde quieren. No es fácil cambiarle la cabeza a la policía, eh. Para que aprenda a disuadir en vez de hacer otras cosas. No es que yo confíe en los jueces, pero un poquito, sí”, bromeó. Más temprano, Hebe había expresado la importancia de la solidaridad del ejército y remarcó ese valor como fundamental para el mundo: “Hace rato que el Ejército no es el mismo y es el que nos corresponde. Es el Ejército que armaron Cristina, Néstor y Nilda Garré. Yo creo que luego de esta pandemia otra vez hay que pensar en crear un nuevo mundo. La solidaridad de los cubanos es maravillosa. Lo mismo que los chinos que tienen una gran disciplina. Nosotros somos indisciplinados, prepotentes y soberbios y tenemos mucho por aprender. La lealtad y la solidaridad que se fueron dejando de lado son lo que necesitamos ahora. Lealtad, solidaridad, comunidad. Porque el que se queda en su casa, lo hace por los otros, no lo hace por sí mismo. Lo hace para no contagiar a otros. Eso es lo que hay que hacerle entender a la gente. Claro que a los ricos no les importa contagiar a media humanidad con tal de salvarse ellos… Lo que pasa es que ellos tampoco se van a salvar.”

Finalmente, la activista por los Derechos Humanos volvió a elogiar la tarea que está llevando adelante el gobierno nacional en el contexto de la crisis sanitaria mundial y en particular, el presidente de la Nación: “Alberto está haciendo más de lo que él mismo se creía que podía hacer. Porque él tomó un país arrasado, pensando que tendría que pinchar mucho con la deuda externa, con la gente en la calle, los que pedían aumento de las paritarias. Que era una cosa que vos la podés pilotear. Y de repente se encontró con un barco en altamar, con tormentas, sin combustible, sin velas, y sin botes salvavidas. Y lo está llevando a buen destino. Con mucha firmeza, una firmeza que no le conocíamos. Porque él no venía mostrando ser tan firme y tan duro. Él venía más parejo, ‘todos somos amigos, todos nos queremos’. Tuvo que tomar determinaciones muy duras y me parece muy bien. Nos está salvando la vida. Nos está salvando la vida”, repitió.

You cannot copy content of this page