El Padre Paco sobre el impuesto a las grandes fortunas: “Ojalá sea para siempre”

‘Paco’ Olveira se expresó sobre el impuesto a las grandes fortunas: “Ha pasado la etapa de la Sociedad de Beneficencia, lo que hace falta es un Estado que redistribuya. Ojalá que ese impuesto sea un impuesto no por única vez, sino para siempre”, dijo.

El padre Paco Olveira, integrante de Curas de Opción por los Pobres, habló en una entrevista acerca de las dificultades de llevar adelante el aislamiento social obligatorio en el contexto de vulnerabilidad social de los barrios más humildes del conurbano. Además, el padre Paco se expresó sobre el rol del Estado y sobre el proyecto de ley a las grandes fortunas que el oficialismo impulsa para paliar esta crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia de coronavirus.

Francisco ‘Paco’ Olveira expresó su estado de ánimo expresando: “Bueno yo tengo una sensación ambivalente. Por una parte, sobre todo a las mamás que están solas, este momento las encuentra un poco mejor paradas que antes del coronavirus por la ayuda del Estado por la AUH, la tarjeta AlimentAr y el Ingreso Familiar de Emergencia. Y en la otra punta tenés a las personas que nunca fueron a un comedor porque siempre vivieron de sus changuitas y que hoy realmente la están muy mal”, concluyó.

Hizo referencia a los cuatro años del anterior gobierno y dijo: “Teniendo en cuenta que veníamos de un infierno y llega el coronavirus no hay ayuda que alcance, es esa la ambivalencia que yo vivo, viene cada vez más gente a pedir y hay ayuda por parte del Estado, pero nada alcanza”.

Al ser interrogado sobre el rol del Estado dijo: “Yo veo claramente a un Estado presente, hoy mismo estuve hablando en el Ministerio de Desarrollo Social, el martes me vuelven a traer alimentos, tuvimos que cerrar el comedor por falta de lugar, por falta de lugar físico para hacerlo con todas las condiciones de sanidad que exige esta pandemia, pero sin embargo estamos entregando los bolsones con alimentos a todas las familias del barrio. Pero nada alcanza”.

Recordó que uno de los factores primordiales de los aumentos de precios y dijo: “Otra cuestión a tener en cuenta son los inescrupulosos que siguen aumentando los precios. Ya no se puede hacer ni una omelette porque los huevos se fueron ‘a la miércoles’, realmente te da vergüenza la gente que se aprovecha de los pobres”, manifestó el sacerdote.

Resaltó la gravedad de la situación de los más humildes durante los cuatro años del gobierno de la Alianza Cambiemos y dijo: “Digo ‘veníamos del infierno’ y me refiero a los cuatro años que vivimos con Macri y esto lo único que hizo fue empeorar día a día, lo único bueno en esta pandemia es que hasta el 2015 algún vecino se iba a Mar del Plata, ahora no vamos ni a Morón, yo estoy en Merlo, provincia de Buenos Aires y Morón está a diez kilómetros. Nosotros tenemos la cuarentena y no nos damos cuenta de la diferencia, tenemos nuestra seguridad sanitaria porque no viajamos ni a Samborombón. Sabemos todos los días los muertos por el Covid-19 pero también hay que considerar a los enfermos del dengue y del sarampión”.

Finalmente, se manifestó sobre el proyecto de ley que el oficialismo propone para gravar a las grandes fortunas superiores a los USD$3 millones: “Yo creo que tiene que ser muchísimo más amplio, porque esto no les hace ni cosquillas, yo soy católico cristiano y Jesús habla muy clarito, se sirve a Dios o al dinero, cada uno elige al que quiere seguir porque ser cristiano no es dar una limosna, es la justicia, la fraternidad, es mesa compartida y la igualdad. Muchas de esas personas seguramente son cristianas, son católicas, pero hacen caridad mal entendida. Porque la caridad es una linda palabra cuando se usa bien. Estos lo que hacen es lo que odiaba Evita Perón. Lo que hacía la Sociedad de Beneficencia, que juntaba la platita para dársela a los pobres. Pero ya ha pasado la etapa de la Sociedad de Beneficencia, lo que hace falta es un Estado que esté presente y que redistribuya. Ojalá pudiera hacer mucho más este gobierno y que ese impuesto sea un impuesto no por única vez, sino para siempre y que abarcara a muchas más familias que tienen grandes fortunas. Porque no se trata de la clase media; ni siquiera de la clase alta. Son las grandes fortunas. Yo cuando escucho decir las cosas que dicen algunos periodistas en los medios hegemónicos, se me cae la cara de vergüenza y pienso: ‘¿Cómo puede ser que esta persona esté diciendo esto?’, concluyó.

You cannot copy content of this page