Djokovic fue liberado, planea jugar en Australia y agradeció el apoyo de los fans

El mejor tenista del mundo estuvo cuatro días detenido en un centro para refugiados en Melbourne luego de que el gobierno le negara el ingreso por no poseer “pase sanitario”. “Gracias por animarme a mantenerme fuerte”, tuiteó.

Luego de una ardua batalla legal a contrarreloj, el poder judicial australiano ordenó la inmediata liberación del tenista serbio Novak Djokovic, el número 1 del mundo según el ránking de la Asociación de Tenis Profesional (ATP). En consecuencia, el atleta quedaría habilitado para defender el título en la siguiente edición del primer grand slam del año, que se disputará a partir del próximo 17 de enero.

Sin embargo, el gobierno australiano comunicó que se reserva la facultad de expulsar del país al recientemente apodado “No-vax” Djokovic (“sin vacuna”, por su traducción al inglés), cuya postura respecto de los ensayos clínicos asociados a la inyección experimental anti-coronavirus le valió la detención en ese país de Oceanía. Djokovic había pedido una exención médica para no someterse a la aplicación de dicha inyección en virtud de su reciente infección por coronavirus.

“Estoy complacido y agradecido de que el juez revocara la cancelación de mi visa. A pesar de todo lo que ha pasado, me quiero quedar y tratar de competir en el Abierto de Australia”, escribió en su cuenta de Twitter el máximo ganador de ese certamen, acreedor de 9 títulos. “Sigo concentrado en eso. Volé aquí para jugar en uno de los eventos más importantes que tenemos frente a los increíbles fanáticos. Por ahora no puedo decir más, pero gracias a todos por estar conmigo y animarme a mantenerme fuerte”, manifestó el deportista, agradecido por las muestras de solidaridad recibidas alrededor del mundo.

A partir de la detención del tenista, cientos de miles de simpatizantes alrededor del mundo se manifestaron a favor de la postura de Djokovic y en contra de los llamados “pasaportes sanitarios” que los Estados nacionales han pretendido implementar a lo largo y a lo ancho del planeta para segregar a los ciudadanos que se muestren reacios a participar de los ensayos clínicos experimentales asociados al coronavirus. Días atrás, el padre de Djokovic lo había asociado con un símbolo de libertad, expresando que “Es un ídolo, la luz al fondo de un túnel que no apagará la oligarquía política que se cree que el mundo es suyo”. Además, Srdjan Djokovic dijo que la de su hijo es “una lucha política que no tiene nada que ver con el deporte”.

Total
0
Share

You cannot copy content of this page