Ahora el espionaje ilegal salpica a Vidal: habría mandado espiar a dirigentes peronistas de la provincia

Crece el escándalo por el espionaje ilegal que presuntamente habría tenido lugar durante el gobierno de Cambiemos. Ahora se dio a conocer que los espías también trabajaban para la exgobernadora Vidal, que ordenó espiar al peronismo bonaerense.

Una serie de audios muestran a Alex Campbell, mano derecha de la exgobernadora María Eugenia Vidal, conversando con los espías de la AFI Alan Ruiz y Leandro Araque, en momentos en que salían de la Casa Rosada, en una de las tantas charlas con Susana Martinengo, coordinadora de la Oficina de Documentación Presidencial. La investigación del juez Federico Villena, del Juzgado Federal de Lomas de Zamora, que en un principio estaba orientado a los espías de la AFI que respondían al presidente Mauricio Macri, empieza a derivar hacia la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires por Cambiemos María Eugenia Vidal, quien habría estado interesada en espiar a la dirigencia del peronismo. Ayer, el magistrado mostró audios y documentación al exintendente de La Plata, Pablo Bruera y a Luis Lugones, presidente del PJ platense y hermano del obispo Jorge Lugones, hombre de confianza del Papa Bergoglio, espiados por pedido del exsubsecretario de Asuntos Municipales de la gobernadora y persona de extrema confianza.

“Hola Alex. ¿Cómo estás? Te molesto porque recién salgo de ver a Susana Martinengo y hablamos sobre cosas que me dijo estaría bueno que las hable con vos”. El mensaje salió el 7 de noviembre de 2017 del celular de Leandro Araque, el exagente de la AFI que está imputado en la causa del espionaje ilegal que se sigue en Lomas de Zamora. Susana Martinengo era la directora de la Documentación Presidencial de Mauricio Macri a la que Araque y otros dos imputados solían ir a verla a la Casa Rosada.

En otro audio de junio de 2018 otro espía, Leandro Matta, le decía a Araque: “Así quedó la carpeta, amigo”. Envía adjunto un documento llamado “Bruera” con lo recolectado en el espionaje. “Ahora voy por el obispo”, agrega. “Sos groso amigo. Ya le paso a Alex”, responde Araque.

Lugones recordó que Campbell, hoy diputado provincial, charlaba con mucha confianza con los espías y recordó que Campbell era una persona de extrema confianza de la exgobernadora Vidal. “Ellos estaban preocupados porque creían que desde La Plata el peronismo platense estaba buscando consolidar un frente político monitoreado y respaldado por el Papa Francisco, de allí que también investigaban a mi hermano Jorge, obispo de confianza del Papa”, dice el dirigente.

El escándalo que compromete a Vidal con el espionaje ilegal se suma a otra investigación de la UFI nº. 15 de La Plata sobre Guillermo Berra, ex titular de Asuntos Internos de la policía bonaerense, hoy detenido, que se dedicó a espiar a políticos, jueces e intendentes del peronismo como Fernando Espinoza o Mario Ishii.

Junto a Lugones también declaró Pablo Bruera, quien solicitó ser querellante en la causa de la investigación sobre el espionaje ilegal, y también acusó a Campbell por el espionaje. Después del encuentro contó que los espías sacaban fotos y registraban nuestras salidas del país, además de registrar sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito.

You cannot copy content of this page