Diversos homenajes virtuales para recordar 120 años del nacimiento de Roberto Arlt

Lecturas virtuales en redes y estrenos de películas online se conjugan este domingo por el aniversario del 120°. natalicio del escritor y periodista argentino, autor de El juguete rabioso, Los siete locos y Aguarfuertes porteñas.

Lecturas virtuales en redes y estrenos de películas online se conjugan este domingo para recordar los 120 años del nacimiento del escritor y periodista argentino Roberto Arlt (1900-1942), autor marginal, callejero, autodidacta, quien alguna vez fue definido como “la figura del escritor plebeyo y democratizante respecto de la cultura”, exponente de la conocida como “Escuela de Boedo”.

El domingo próximo desde las 8 de la mañana la editorial Penguin Randon House compartirá en sus redes @megustaleerarg (Twitter, Facebook e Instagram) el comienzo de El juguete rabioso (1926), su primer libro en el que se conjuga la observación aguda de la realidad social, política y marginal, con la descripción minuciosa de los más hondos sentimientos humanos.

Pocos escritores argentinos han sido tantas veces releídos y repensados como Roberto Arlt, hijo de inmigrantes lituanos, nacido el 26 de abril de 1900 en Buenos Aires. Arlt no superó el tercer grado de la primaria, leyó poco, escribió con faltas de ortografía en un estilo sórdido y vívido reflejó de la manera más cruda y pintoresca a la Buenos Aires cosmopolita de principios del siglo XX, con el influjo de la incipiente industrialización, la cuestión social latente y el “crisol de razas” que caracterizó a la época de la inmigración. Por su aguda visión de la realidad social de su época, Arlt se convirtió en uno de los más destacados exponentes de la narrativa local y su prosa llegó a ser comparada con la de los existencialistas rusos, como Fiódor Dostoievski, a quien Arlt admiraba.

Roberto Arlt fue autor de novelas, cuentos, piezas teatrales y crónicas periodísticas, además de sus famosas Aguafuertes porteñas, una serie de crónicas periodísticas en las que retrató con ironía a sus contemporáneos y a la vida de los arrabales de la ciudad de Buenos Aires. Entre sus títulos más destacados se cuentan Los siete locos (1929), Los lanzallamas (1931), El juguete rabioso (1926), El amor brujo (1932) y “El jorobadito” (1933), cuento que fue compilado junto con otros en una antología homónima. Trabajó como cronista policial en el diario Crítica, de Natalio Botana, fue corresponsal del diario El Mundo y cuando conoció a Leónidas Barletta tomó contacto con el Teatro del Pueblo, por lo que en adelante se entusiasmó con la dramaturgia y escribió obras como 300 millones, La isla desierta, Saverio el cruel, El fabricante de fantasmas y La fiesta del hierro.

En sus novelas como en sus cuentos, su temática giró en torno a la angustia, la hipocresía de la sociedad burguesa, la marginación, el aburrimiento, la miseria y los tabúes sexuales, con un lenguaje típico porteño y las características aportadas por el aluvión inmigratorio. El 26 de julio de 1942 la muerte lo sorprendió. A los 41 años sufrió un paro cardíaco, tras asistir a un ensayo en el Teatro del Pueblo.

You cannot copy content of this page