Científicos brasileños logran reproducir un “mini-hígado” funcional por medio de una impresora 3-D

El revolucionario avance podría significar el fin de las listas de espera para recibir un transplante.

El Centro de Investigaciones sobre el Genoma Humano y Células Madre —un centro de investigación, innovación y difusión financiado por la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo— y con sede en la Universidad de São Paulo (USP), anunció la reciente reproducción a través de una impresora 3-D de organoides hepáticos –también denominados “minihígados”– capaces de ejercer las funciones típicas de ese órgano, tales como la producción de proteínas vitales y la secreción y el almacenamiento de sustancias. El descubrimiento permitiría la producción en laboratorio de tejido hepático en tan solo 90 días, y podría erigirse como método de obtención de material para futuros trasplantes de órganos.

“Aún existen etapas que deben alcanzarse hasta que obtengamos un órgano completo, pero estamos en un camino sumamente prometedor. En un futuro cercano, es posible que, en lugar de esperar por un trasplante de órgano, se puedan emplear células de la propia persona y reprogramarlas para construir un nuevo hígado en laboratorio. Otra ventaja importante reside en que, debido a que son células del propio paciente, las probabilidades de rechazo serían nulas teóricamente”, dijo Mayana Zatz, coordinadora del Centro y coautora del artículo publicado en la revista Biofabrication.

Para el estudio se utilizaron como materia prima células sanguíneas de tres voluntarios. Se compararon marcadores relacionados con la funcionalidad, tales como el mantenimiento del contacto celular, la producción y la liberación de proteínas. “Los esferoides [es decir, los organoides reproducidos] funcionan. Tal como estaba previsto, durante la maduración, los marcadores de la función hepática no disminuyeron”, dijo Ernesto Goulart, posdoctorando en el Instituto de Biociencias de la USP y primer autor del artículo.

Si bien su investigación estaba centrada en la producción de hígados en miniatura, Goulart estima que será posible producir tejidos y órganos completos en un futuro no muy remoto y que podría trasplantárselos. “Hicimos este trabajo a una escala mínima, pero con inversiones e interés, será mucho fácil escalonarlo”, aseveró. La noticia es de suma importancia para demostrar la necesidad de estimular y fomentar el desarrollo de la ciencia y la medicina en la América Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page