Ar-Sat vuelve con todo: construirá satélites de segunda generación

El objetivo de estos nuevos satélites es federalizar el acceso a internet en todo el territorio nacional.

INVAP desarrollará y construirá un nuevo artefacto satelital, que proveerá internet inalámbrica de banda ancha a todo el país. La iniciativa del gobierno nacional pretende ofrecer conectividad en las áreas menos accesibles a partir de 2023, cuando sería puesto en órbita el primer satélite de segunda generación de producción nacional.

El presidente de la Nación Alberto Fernández demuestra así su intención de dar continuidad al desarrollo científico, impulsar la soberanía espacial y estimular la conectividad universal en el país, entendida como un derecho. El anuncio del nuevo Arsat-SG1 es un paso hacia la universalización de la información y las comunicaciones. El nuevo proyecto lleva ese nombre porque se tratará del primer satélite de segunda generación de producción nacional.

“La idea es federalizar las comunicaciones. En Argentina hay muchas zonas donde directamente no hay acceso a internet por fibra óptica ni ningún otro medio. Con este satélite se le va a poder dar servicio a escuelas, pasos fronterizos, centros de salud, policías que están en poblados muy remotos”, dijo Gabriel Absi, gerente de la división Aeroespacial de INVAP.

Por otra parte, Absi explicó: “El ArSat-SG1 va a usar nuevas tecnologías que no estaban disponibles hace 10 años, por lo que será un satélite de alto rendimiento o HPS [High Throughput Satellite] y contará con un sistema de propulsión eléctrica en lugar de a combustible, como usaban los ArSat anteriores”. El cambio hacia energía eléctrica reducirá el peso y el costo de lanzamiento del SG1 a la mitad en comparación con la anterior generación de satélites. Al pasar de 3.000 a 1.500 kilos, aproximadamente, y tomando en cuenta que el lanzamiento tiene un costo cercano a los 30.000 dólares por kilo, esto permitirá ahorrar alrededor de 45 millones de dólares. El artefacto girará estacionado sobre nuestro cielo a 35.786 kilómetros sobre el nivel del mar.

Ar-Sat ofrece servicios a través de sus otros dos satélites, pero sus capacidades ya están saturadas, razón por la que siempre estuvo en los planes de la empresa lanzar un tercer artefacto, un proyecto que no fue continuado por la gestión del presidente Mauricio Macri de la Alianza Cambiemos. En ese sentido, Absi afirmó: “Definitivamente, esto es parte de la política del nuevo Gobierno. El presidente y jefatura de Gabinete instruyeron a Arsat a llevar adelante el despliegue del SG1 a partir de la necesidad no satisfecha que existe en Argentina”.

You cannot copy content of this page