Histórico: el día que Hebe le cantó las cuarenta a George Soros

El foro económico de Davos, en 2001, tuvo su contracumbre en Porto Alegre. En el contexto de economías devastadas y un capitalismo voraz, antes del auge de Chávez o Kirchner, esto le decía Hebe de Bonafini a George Soros en enero de ese año.

“Señor Soros, ¿sabe decirme cuántos niños murieron de hambre hoy? ¿Y cuánto dinero especulativo circula hoy por el mercado? Señor Soros, ¿cómo hace para tener siempre ese rostro sonriente?” Así interpelaba al magnate la presidenta de Madres de Plaza de Mayo en una teleconferencia entre los concurrentes al Foro Social Mundial de Porto Alegre y el Foro Económico Mundial de Davos, el 28 de enero de 2001. Mientras que cínicamente, el financista se defendía: “No es justo que yo sea su blanco, no soy de aquellos que no se ocupan de los pobres y los desfavorecidos. Es cierto que la globalización ha aumentado la brecha entre los ricos y los pobres y que no se ha hecho lo suficiente”. Mientras que la referente de los Derechos Humanos a nivel mundial concluyó: “Tienen cabeza y barriga, pero no tienen corazón, son monstruos”.

El 28 de enero de 2001tuvo lugar una confrontación directa entre los asistentes al Foro de Davos y los presentes en la contracumbre del Foro Mundial Social, en Porto Alegre, Brasil. La misma fue trasmitida online y a su vez tuvo la forma de una teleconferencia entre ambas reuniones. El duelo fue transmitido en directo a los participantes del FSM, que vitorearon a sus disertantes y abuchearon a los reunidos en Davos. En ese contexto, el magnate norteamericano de origen húngaro George Soros manifestó, siempre muy sonriente: “Protestar está muy bien. Las protestas ya parecen haber dado resultados”. A su lado se encontraba el profesor de Harvard y ex asesor del Fondo Monetario Internacional, Jeffrey Sachs. “La protesta ya tuvo éxito. Ahora podemos dialogar”, apuntó.

En ese momento, Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, tomó el micrófono y le espetó: “Ustedes son nuestros enemigos. Son monstruos hipócritas, ¿a cuántos niños matan cada día? ¡Contesten!”. Soros apenas atinó a responder que estaba dispuesto a discutir, pero no en esas condiciones, siempre con la misma sonrisa.

“Usted es un hipócrita, un mentiroso. ¡Y deje de hacer muecas!”, dijo Hebe. Soros, con su tranquilidad impostada, le respondió: “Quiero discutir, estoy aquí para esto, ¿tienen propuestas concretas por favor?”. “Sí, señor Soros. Díganos cuántos dólares circulan cada día en los mercados financieros y cuantos niños mueren de hambre”.

Mirá el video (gentileza de La Batalla Cultural):

George Soros es el mal absoluto

Ella nunca falla. Si vos querés saber de qué lado te tenés que parar, solo la tenés que mirar y ponerte al lado de ella.Entendámonos, señores, de una vez: George Soros es el mal absoluto. No, no es una teoría de la conspiración. Es el mal absoluto, es el cinismo de reírse de una Madre y en la cara. Soros es el mal absoluto y Hebe lo sabe hace mucho.George Soros es el mal absoluto. Es concreto, es real y no conviene hacer negocios con él.

Posted by La Batalla Cultural on Saturday, March 7, 2020

You cannot copy content of this page