38 años de la Guerra de Malvinas

Como todos los años, el 2 de abril se conmemora el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de las Malvinas. Aquí, un repaso de los acontecimientos y de su principal efecto: la caída de la más sangrienta dictadura que los argentinos hayan visto.

El 2 de abril de 1982, la dictadura cívico-militar inició el desembarco de tropas en las islas Malvinas, usurpadas por Inglaterra desde 1833. Con esta acción de afirmación de la soberanía nacional, apoyada por un importante sector de la población, la dictadura intentaba ocultar la gravísima situación social, política y económica a la que había conducido su gobierno. La Guerra de Malvinas se desarrolló entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982 y es una huella dolorosa en la historia argentina contemporánea. El origen de la Guerra de Malvinas se debe al intento de Argentina por recuperar la soberanía de las islas, en el marco de la dictadura cívico-militar del “Proceso de Reorganización Nacional” cuyo respaldo social estaba cada vez más minado por la crisis económica y el terrorismo de Estado.

La Guerra de Malvinas fue una guerra no declarada, en la que el Reino Unido dirigió una de las expediciones militares más grandes desde la Segunda Guerra Mundial, presentando una notoria superioridad terrestre, naval y aérea local. Los Estados Unidos brindaron su apoyo a Gran Bretaña y contribuyeron ampliamente en su victoria de la primera guerra aeronaval desde la Guerra del Pacífico. Torpemente, el gobierno de facto de la Argentina creyó que el gigante del norte apoyaría a la dictadura que esa potencia había propiciado en el contexto del despliegue en la América Latina del Plan Cóndor.

La Guerra fue impulsada por la Marina y se planificó como una “fuga hacia adelante” de la dictadura, que pensaba que a través de esta acción recuperaría la legitimidad perdida. La recuperación materializaba los reclamos históricos realizados por la Argentina desde 1833, momento en que las islas fueron ocupadas por los ingleses. En 1965, la Organización de las Naciones Unidas había dispuesto la negociación entre las partes, pero esta había sido desoída por Gran Bretaña. En ese marco resulta entendible el fervor social que el conflicto suscitó en amplios sectores de la sociedad argentina, fogoneado por el discurso exitista de la propaganda mediática que difundió la consigna de que “Estamos ganando”. Haciendo uso de un reclamo legítimo, el gobierno de facto se lanzó a una aventura temeraria por lo desigual de los contrincantes, acaso bajo la suposición de que los ingleses no recogerían el guante o, en todo caso, que contaría con apoyo irrestricto de los Estados Unidos de Norteamérica.

Como consecuencia del triunfo de Gran Bretaña en la guerra, la primera ministra Margaret Thatcher, exponente del neoliberalismo más virulento, logró su reelección en el año 1983. En Argentina, el gobierno de facto de Leopoldo Fortunato Galtieri llegó a su fin, junto con el autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional”, dando paso al restablecimiento de un gobierno constitucional y democrático. Además, tras la finalización del conflicto bélico, Argentina y el Reino Unido cortaron todo tipo de relaciones de índole comercial y protocolar, hasta reanudarlos en el año 1990.

El conflicto armado concluyó el 14 de junio de 1982 con la rendición de la Argentina y provocó la muerte de 649 soldados argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños. El desastre de Malvinas catapultó al régimen militar hacia su final e inició el proceso de transición democrática sin necesidad de pactar un traspaso de poder. La derrota desató una crisis interna profunda y la sociedad aumentó la presión sobre un gobierno desgastado por los años y acusado de manera masiva de múltiples violaciones a los Derechos Humanos.

El 22 de noviembre de 2000 el gobierno nacional estableció el 2 de abril como el Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas. Recordar esta fecha en la escuela tiene distintos objetivos: honrar a los soldados muertos en esa guerra, conocer los hechos históricos relacionados con Malvinas e informar sobre la situación actual de las islas y sobre los reclamos argentinos.

You cannot copy content of this page